Camperizar una furgoneta: conviértela en tu autocaravana en miniatura

Imagina que pudieses transformar una furgoneta en una casa con ruedas por poco dinero. Un vehículo que te sirviese para ir y venir, siempre con una cama, un fregadero, una cocinilla y otras comodidades. Ese proceso se llama camperizar y no es especialmente complicado, aunque se requieren algunas herramientas y algo de paciencia para hacerlo bien.

Lo que vas a encontrar en estas líneas es una guía de consejos para que sepas qué vas a necesitar y cuáles son las mejores maneras de hacerlo, según nuestra manera de verlo. Quizá prefieras utilizar otros materiales o incluir algunos componentes. Las soluciones son innumerables.

¿Qué furgoneta es mejor para camperizar?

Si quieres una furgoneta en la que se puedan aplicar todos los trabajos que te mencionamos en este artículo, lo más importante es que sea de techo alto. Merecerá la pena el coste extra para poder estar cómodo dentro de ella. Son buenas opciones por ejemplo las:

Los modelos que te indicamos en esta lista son nuevos, pero en el mercado de segunda mano puedes encontrar buenas opciones. Echa un vistazo al artículo Cómo comprar un coche de segunda mano. Te será útil para saber completar los papeleos sin problemas y para acertar con la compra. Así evitarás problemas en un proceso que no todo el mundo hace bien. Sobre todo en las ventas entre particular y particular.

Preparar el habitáculo

Antes de ponerte a colocar nada, lo primero que tienes que hacer es asegurarte de que el habitáculo está en perfectas condiciones. No puede haber suciedad, óxido o metal al descubierto aunque no esté oxidado. Lo más normal es que acabe corroyéndose con el paso del tiempo.

Para acabar con el óxido deberás utilizar una lija de grano gordo y asegurarte de que no queda nada. Insiste un rato más aunque ya no veas restos. Más vale asegurarse, porque si no acabará apareciendo de nuevo. Después, debes emplear algún spray de imprimación antióxido para asegurarte de que quede aislado de la humedad.

Si quieres, puedes rematar con pintura y esmalte para dejarlo perfecto, pero ten en cuenta que vas a cubrir todo el habitáculo para hacerlo más confortable, así que no hace falta que te esmeres. Si aun así quieres hacerlo échale un vistazo al artículo Cómo quitar los arañazos del coche: imprimación, pintura y esmalte.

Aislantes

Una vez que está todo bien arreglado y limpio, debes aumentar el aislamiento y el confort del habitáculo. Hay personas que se saltan este paso porque no lo consideran importante. Pero es muy probable que se arrepientan un día de frío o de mucho calor a pleno sol.

Para evitar eso, lo mejor que puedes emplear como primera capa son aislantes térmicos adhesivos. Por eso es muy importante que esté todo bien limpio. Tú decides si los colocas solo en el techo y las paredes o si también quieres incluir el suelo. Pero ten presente que en el suelo también vas a colocar unos tablones de madera y quizá un vinilo. Así que puede que no sea necesario.

Procura tapar toda la superficie que puedas. Si es necesario haz recortes pequeños para cubrir las partes con formas raras. Si vas a poner aislante encima de asideros o huecos para poner tornillos, déjalos al aire haciendo un agujero de la misma forma en la lámina. Te serán de mucha ayuda después.

Suelo

Ésta es la parte en la que se debe ser más meticuloso para camperizar bien la furgoneta. Ten en cuenta que si lo que colocas no es fácil de limpiar o no es resistente al agua puedes tener problemas más adelante. Vas a hacer vida dentro de la furgoneta, así que puede que en algún momento se se te caiga líquido al suelo. Sobre todo si vas a cocinar.

Hay personas que se conforman con una colchoneta o un suelo de gimnasio. Pero estos métodos no son la mejor opción si vas a colocar peso encima. Además, vienen en piezas de puzle por el que se puede colar el agua si se derrama algo.

La mejor opción es usar unos tablones de madera resistentes al agua, como la madera de exterior, el contrachapado fenólico o marino. Tendrás que medir el suelo de la furgoneta de forma precisa. Incluyendo las zonas donde haya formas irregulares por los pasos de rueda y demás volúmenes. Si la furgoneta que quieres camperizar tiene sus propios tablones y no puedes aprovecharlos, úsalo a modo de plantilla para recortar los nuevos.

Te recomendamos:Alquilar una autocaravana: qué debes tener en cuenta

Una vez los tengas recortados para que encajen perfectamente, debes recubrirlos con baldosas de vinilo. Son fáciles de limpiar y son lo suficientemente resistentes para andar sobre ellas con cualquier calzado. Si no son autoadhesivas, usa pegamento específico para ello.

Paredes

Como ya has aislado el interior de la furgoneta, no será necesario que uses materiales densos como la madera. Bastará con que uses frisos de PVC porque son muy fáciles de poner y de recortar. Así los podrás adaptar a las formas del habitáculo. Aprovecha los agujeros para tornillos que tenga la furgoneta. De ahí que los dejases al descubierto al usar las láminas de aislante.

Si quieres pasar algún cable por detrás de los frisos, aprovecha para hacerlo antes de ponerlos y hazles los agujeros antes de anclarlos a la pared. Así no tendrás problemas más adelante para sacar los cables.

Elementos básicos para camperizar

El mobiliario

Cuando hablamos de mobiliario en una furgoneta camperizada hay que tener en cuenta que deben quedar fijos allá donde los coloquemos. No querrás que la cama se mueva durante un viaje y estropee otros muebles o que el fregadero se descoloque poniéndolo todo perdido de agua.

Para no meter la pata con la compra o construcción de ningún mueble, mide bien el espacio del que dispones (también en altura) y haz un plano. Sobre él puedes colocar todos los elementos que quieras incluir: la cama, el fregadero, un armarito, una encimera…

La cama

Como en muchas autocaravanas, una de las opciones más populares son las camas ampliables o los sofá-cama. Te permitirán disponer de toda la anchura de la furgoneta para una cama de matrimonio, que se puede recoger para la vida durante el día.

No te olvides de que los laterales de la furgoneta normalmente están ocupados por los pasos de rueda. Si no quieres tener que transformar las típicas camas con arcón para que se amolde a ellos, puedes decantarte por una de somier con patas normales y añadirle unos cajones tú. Las dos opciones son buenas, pero elijas la que elijas asegúrate de anclarla al suelo. Puedes utilizar tornillos, pero no ancles nada al propio chasis porque puede traerte problemas de homologación. Un proceso largo y caro. En lugar de eso, únela al suelo.

Te recomendamos:Caravana de segunda mano, qué tener en cuenta al comprar una

Los muebles

Dependiendo del espacio que tengas en la furgoneta que vayas a camperizar, podrás incluir uno o varios muebles para guardar objetos o el fregadero. Puedes usar los típicos de estilo Ikea, pero lo más importante para estas cuestiones es el peso. No te decantes por uno muy bueno, si va a ser demasiado pesado para tu furgoneta. Además, cuantos más kg, más firme debe ser la fijación que le pongas al suelo y eso puede traer problemas para mantenerlo en su sitio con las inercias que se producen al conducir.

El Fregadero

Uno de los muebles que pongas al camperizar una furgoneta puede ser el típico fregadero que tienen todas las furgonetas camperizadas. Pero en este paso debes prestar especial atención al anclaje. En su interior debe tener dos cisternas. Una para el agua limpia y otra para la sucia. Puedes usar bidones de agua con una forma rectangular, porque son más fácil de acoplar en según qué muebles. Para que circule el agua necesitarás una bomba que funcione con una toma de 12 V.

La cocina

No te recomendamos que hagas la instalación de una cocina fija en tu furgoneta camperizada. Es mejor que te decantes por la típica cocina portátil de gas, que podrás meter dentro del fregadero cuando vayas a usarla y guardarla en cualquier sitio cuando no la uses. Eso sí, no te olvides de quitarle la botella de gas cuando lo hagas.

Instalación eléctrica

Esta es una de las partes más complicadas y que algunas personas tratan de evitar. Siempre se puede optar por las tomas de 12 V que ya tenga la furgoneta a base de enchufar el aparato que vayas a usar en cada ocasión: bomba de agua, cargador del portátil, etc. Pero eso te obligará a encender el motor en más de una ocasión si no quieres que se te acabe descargando la batería de plomo de la furgoneta.

Lo más habitual al camperizar una furgoneta es poner un panel solar en el techo de la furgoneta. Aunque esto requiere de dos elementos más: una batería que almacene la energía y un controlador, que mantenga la corriente en el voltaje adecuado. Además debes incluir un fusible en el cableado para evitar cortocircuitos. Esta parte es la más peliaguda, así que próximamente dedicaremos un artículo completo para explicarla como es debido.

Te puede interesar
¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche

Sé el primero en comentar