Cómo funciona el turbocompresor

Imagen de un turbo

Muchos son los componentes que dan vida y permiten la correcta actividad de nuestros automóviles. Cada uno de estos componentes juega un papel fundamental, dado que poseen características particulares que les convierten en indispensables. Aquí, vamos a presentarles el turbocompresor. Seguro que todos habéis oído hablar de él pero, ¿sabéis realmente cómo funciona?

Básicamente, un turbocompresor, más conocido popularmente como turbo, es un sistema de sobrealimentación que se basa en una turbina que es accionada por los gases de escape de la explosión del motor,  próxima a una eje coaxial que tiene fijado un compresor que toma aire procedente del filtro de aire con el fin de comprimirla e introducirla en los cilindros una presión mayor que la presión atmosférica.

Se suele utilizar, por regla general, en los motores de combustión interna alternativos, mayoritariamente en los diésel. Además, este sistema dota de una mayor potencia al motor, dado que al infligir una mayor cantidad de oxígeno al cilindro se consigue un par motor mayor.

Una de las piezas más importantes de este sistema de turbocompresor, es sin duda, su válvula waste-gate o válvula de descarga. Esta válvula evita que la presión excesiva de los gases pueda repercutir dañando gravemente el motor. Para ello, regula la cantidad de gases que se desprenden del propio escape del turbo hacia el escape del vehículo mediante su apertura.

En segundo lugar, aparece también en escena la llamada válvula dump valve, válvula de alivio o válvula blow off, que es la encargada de evitar que la presión provocada por la fuerte inercia del turbo sature los conductos, lo que repercutiría en una fuerte desaceleración de la turbina. En otras palabras, y para que resulte quizás algo más sencillo, el trabajo de esta válvula permite que la vida útil de la turbina que involucra el turbocompresor, se prolongue en el tiempo.

Ventajas de usar un turbocompresor

No cabe duda de que han sido muchos los avances y las ventajas que ha supuesto la creación del turbocompresor y su posterior incorporación a los motores,  aquí van algunos de ellos:

  • Aumenta la potencia.
  • Facilita en gran medida la recuperación de energía.
  • Posee unas dimensiones más bien reducidas, lo que le hace más ligero y fácil de acoplar en vehículos de tamaño más bien pequeño.
  • Funciona correctamente a cualquier altitud, sea cuál sea su nivel con respecto al nivel del mar.
  • Reduce el consumo de carburante, precisamente gracias a ese ahorro de energía.

Esta última ventaja citada es las más relevantes y puede que haya sido una de las grandes razones de su éxito.

Si queréis más información, ya os hablamos del turbocompresor hace tiempo.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *