Prueba Renault Mégane 1.6 dCi 130 Bose, equilibrado y tecnológico

Prueba Renault Mégane 1.6 dCi 130

En 1995 Renault lanzaba la primera generación de su exitoso compacto, el Renault Mégane. Con el difícil papel de relevar a todo un mito, el Renault 19, el Mégane necesitaba dar aire fresco a la marca, rejuvenecerla, hacer ver a la sociedad que algo empezaba a cambiar en el sector del automóvil y en la marca del rombo. Fue la primera época del “boom” de los diésel y uno de los primeros modelos del segmento en recibir sobrealimentación en sus bloques de gasoil.

Ahora, más de dos décadas después y contando ya con su cuarta generación, podemos decir que no le ha ido nada mal al compacto francés, habiendo sido un referente habitual en cuanto a ventas a nivel europeo se refiere. Además, cabe apuntar que es producido en nuestro país, en la factoría de Palencia. Esta semana hemos probado una unidad asociada al motor diésel 1.6 dCi con 130 CV y a un cambio manual de seis relaciones junto con el nivel de acabado Bose, uno de los más equipados.

El Renault Mégane pertenece al segmento C, el de los compactos. Junto con el segmento B, el de los compactos es probablemente el más reñido. Pocas marcas se permiten el lujo de no comercializar ningún modelo de estas características ya que probablemente sea el más equilibrado de todos y, por tanto, el más vendido. Opel Astra, Seat León, Ford Focus o Kia Cee’d son solo cuatro de sus rivales, por no mencionar también al Volkswagen Golf. Su objetivo probablemente sea mantenerse en el pódium de los compactos más vendidos.

Tecnología a la vista

Prueba Renault Mégane 1.6 dCi 130

Si algo caracteriza a esta cuarta generación del Renault Mégane es su tecnología y posibilidades de conectividad, algo muy de moda en estos tiempos. Pese a que el grueso tecnológico realmente se encuentra en el habitáculo, ya desde fuera quiere hacerse notar con un diseño rompedor que puede gustar o no, pero que no dejará a nadie indiferente.

Tal vez será más llamativo por la noche que por el día, cuando su característica iluminación haga acto de presencia. Si habéis visto algún Renault Mégane por la noche sabréis de lo que os hablo. Lo cierto es que su firma luminosa es fácilmente reconocible desde varias decenas de metros de distancia en la oscuridad, especialmente por su zaga. Pero vayamos en orden, empecemos por el diseño frontal de este Renault Mégane que tan poco tiene que ver con su predecesor.

Renault ha optado por presumir de marca en sus últimos diseños, y no hay mejor prueba de ello que presidir la parte delantera con un rombo cromado de grandes dimensiones. A los extremos encontramos los faros, en esta ocasión con iluminación Full LED, que tanta personalidad otorgan al compacto gracias a su “apéndice” inferior que hace las veces de iluminación diurna. En la zona inferior central vemos la segunda parrilla, más pequeña, y en las esquinas inferiores las luces de intermitencia y los circulares antiniebla.

Prueba Renault Mégane 1.6 dCi 130

Cambiamos de perspectiva y observamos el lateral de nuestro protagonista. Las esquinas de este compacto están muy redondeadas, lo que nos permite seguir viendo buena parte de los faros delanteros. También nos damos cuenta de su extendido voladizo delantero y de la suavidad de su silueta hasta la casi repentina caída del techo en la parte trasera, además de lo bien que le sienta este color “Azul Berlín” y las llantas de 17 pulgadas en acabado bitono calzadas con neumáticos en medida 205/50 R17.

La parte posterior de la carrocería es tan llamativa como el frontal. Nuestros ojos se centrarán principalmente en sus pilotos de luces; y es que resultan prácticamente hipnóticos en la oscuridad ya que cubren casi toda la anchura del portón. Su diseño es muy fino y alargado, estando separados entre sí por el rombo de la marca y apenas unos centímetros de chapa. El paragolpes, de gran superficie, cuenta con formas muy marcadas por encima del hueco para la matrícula; mientras que en la zona inferior ha sido acabado en color negro. También nos llamarán la atención las grandes caderas de su carrocería, así como la pequeña luna posterior.

Habitabilidad y maletero

Prueba Renault Mégane 1.6 dCi 130

El Renault Mégane ha variado sus cotas exteriores en esta nueva generación respecto a su predecesor. Ahora mide 4,36 metros de largo (6 cm más), 1,81 metros de ancho (0,6 cm más) y 1,45 metros de alto (2,4 cm más bajo). La batalla es de 2,67 metros, es decir, 5,5 cm más larga que antes. Pese a su mayor longitud y distancia entre ejes, el Renault Mégane sigue sin ser uno de los compactos más espaciosos.

Como es habitual en coches de este tamaño, no hay problemas de espacio en las plazas delanteras, ni en anchura ni en altura. Las plazas traseras permiten viajar cómodamente a cuatro adultos, pero es cierto que en otros modelos, como el Opel Astra, gozamos de más espacio para las piernas. En altura tampoco será el que más ventajas presente, pero personas de 1,80 metros no rozarán con el techo. Un quinto ocupante restará mucho confort en un largo viaje por anchura, aunque el túnel central no es muy pronunciado; túnel central que, por cierto, incluye doble salida de aire y una toma de corriente.

Prueba Renault Mégane 1.6 dCi 130

El maletero de este modelo francés cubica 384 litros, ampliables a 1.247 si abatimos los asientos posteriores, dato que lo sitúa en la media del segmento. Las formas son bastante rectas, por lo que lo hace muy aprovechable a la hora de cargar maletas. Los asientos se “tumban” hacia delante en dos mitades asimétricas y, pese a que incluyen un reposabrazos en la plaza central, no disponen de la típica trampilla para el transporte de esquís. En cualquier caso, si necesitamos un mayor espacio de carga podemos echar un vistazo al Renault Mégane Sport Tourer, la versión de carrocería familiar.

Más calidad que nunca

Prueba Renault Mégane 1.6 dCi 130

Esta cuarta generación del Mégane ha mejorado notablemente en calidad percibida. El tacto en las zonas y mandos más habituales es bastante más agradable que en el modelo al que sucede. Las zonas altas y de media altura, tanto del salpicadero como de los panelados de las puertas, están acolchadas y son de buena calidad. El volante y sus mandos, así como el tacto del cambio y los distintos recubrimientos también nos han causado una buena sensación.

Los dos principales reclamos de este Renault Mégane en acabado Bose son su cuadro de instrumentos digital y la pantalla central del salpicadero colocada en posición vertical. El cuadro de instrumentos se podrá configurar a nuestro gusto y puede variar la forma de presentar su información en función del modo de conducción seleccionado, aunque en todo momento presenta la información de forma clara.

Por su parte, la pantalla táctil del salpicadero, de 8,7 pulgadas, responde muy bien a nuestras indicaciones y fácil de manejar, permitiéndonos visualizar de forma sencilla toda la información; aunque necesitaremos varios minutos para habituarnos al manejo de todos sus menús y posibilidades. Un detalle muy positivo es que no se haya integrado en ella el control de la climatización, que queda en una posición más baja. También es de agradecer el hecho de no haber utilizado el acabado negro piano en sus alrededores, ya que se ensucia con mucha facilidad.

Prueba Renault Mégane 1.6 dCi 130

Dependiendo de nuestras preferencias podemos configurar la iluminación ambiental en función de nuestros gustos o del modo de conducción seleccionado, cambiando entre varios colores e intensidades de la misma. Lo que no ha cambiado en Renault es la ubicación para los botones del regulador y el limitador de velocidad, que continúan en el túnel central, junto al freno de mano eléctrico y dos portabotellas. Tampoco resulta cómoda la posición de los mandos de los elevalunas, que quedan algo retrasados respecto a nuestra mano, lo que nos obliga a realizar un movimiento poco natural. Una simple anécdota a la que nos terminaremos acostumbrando.

En cuanto a los asientos, personalmente me ha parecido que tienen un diseño muy bien escogido. Son muy funcionales ya que resultan muy cómodos y a la vez sujetan el cuerpo en las curvas. Su regulación es mecánica, excepto la del apoyo lumbar para el conductor. Éste también cuenta, en nuestra unidad, con la función masaje, que se gestiona mediante la pantalla táctil y mediante un botón en el mismo asiento, un sistema que mejor solo utilizar en vías rápidas.

1.6 dCi 130 CV

Prueba Renault Mégane 1.6 dCi 130

Renault no ha sido capaz de decirle no al habitual downsizing que tanto utilizan la mayoría de fabricantes con el objetivo de reducir emisiones contaminantes. Nuestra unidad de pruebas utiliza el motor diésel turboalimentado de 1.600 cc, que se estrenó hace ya unos años con la tercera generación del monovolumen Renault Scénic, asociado a un cambio manual de seis relaciones. Rinde 130 CV a 4.000 rpm y un par motor máximo de 320 Nm desde 1.750 rpm.

Sus aptitudes no son deportivas, pero a cambio otorgará suavidad de marcha, un bajo nivel sonoro y buenos consumos de combustible. Según los datos de homologación, el Renault Mégane con esta mecánica puede hacer el 0 a 100 km/h en 10 segundos y tiene una velocidad punta de 198 km/h, mientras que el consumo medio será de 4 litros a los 100. El depósito de combustible es de 47 litros; no hubiera estado mal un volumen algo mayor.

La gama mecánica de gasolina está compuesta por las versiones 1.2 TCe 100, el 1.2 TCe 130 disponible con cambio manual o automático EDC, y el 1.6 TCe 205 que solo se puede asociar al cambio automático EDC. En el apartado diésel tenemos, por debajo de la unidad probada, los dCi 90 y dCi 110, este último con cambio manual y EDC. Por encima del dCi 130 tendremos solamente el nuevo dCi 165 de cambio EDC exclusivo para el acabado GT

Motor poco deportivo, pero suave y eficiente

Llega el momento de, con la llave en el bolsillo, apretar a fondo el pedal de embrague y pulsar el botón de arranque. El 1.6 dCi se despierta después de llevar varias horas durmiendo. El ralentí quedará ligeramente elevado en los primeros instantes, pero no llegará al habitáculo un alto nivel sonoro ni tampoco vibraciones. De hecho, para ser un diésel está bastante bien aislado, similar al silencio de un vehículo premium. Pasados unos minutos casi nos costará distinguir si está arrancado o parado.

Una vez iniciamos la marcha, este propulsor no destacará por un empuje muy poderoso. Su objetivo es otro, ser suave y acompañar al resto del vehículo en la búsqueda de confort. Pero tampoco nos engañemos, son 130 CV, una potencia más que decente para mover con soltura los casi 1.400 kg de este compacto y que empuja con contundencia desde las 1.600 rpm aproximadamente, cuando ya se empieza a notar la entrega de par. Se lleva bien con el cambio manual de seis marchas, con unas inserciones también suaves aunque de recorridos largos.

Uno de los temas que más se tienen en cuenta hoy en día a la hora de comprar un vehículo es el consumo de combustible. Como hemos citado más arriba, la marca homologa para esta versión un consumo mixto de 4 l/100 km. Llegar a esa cifra es muy complicado, pero tampoco estaremos muy lejos. En condiciones normales este dCi 130 necesitará entre 4,7 y 5,5 litros de gasoil cada 100 kilómetros.

Un compacto muy equilibrado

Prueba Renault Mégane 1.6 dCi 130

Durante estos días el Renault Mégane nos ha mostrado que es un coche muy equilibrado. No destacará especialmente en ningún área o tipo de vía, pero se comporta de forma notable en todas ellas. Además sus consumos son contenidos y si aumentamos el ritmo no se disparan instantáneamente.

La configuración parece un “pelín” más blanda que la de mayoría de la competencia, aunque la diferencia es mínima y puede que en esto ayude el hecho de que el Mégane probado no haya recurrido a enormes llantas con gomas de perfil bajo. Sí nos hubiera gustado que el tacto de la dirección resultara algo menos artificial, aunque en la actualidad se estila esa gran asistencia y poca transmisión de información por culpa de las asistencias eléctricas.

La configuración del chasis a la que hacíamos referencia tiene las ventajas de ofrecer un mayor confort de rodadura. Lo notaremos en recorridos urbanos al pasar sobre los típicos badenes y resaltos, donde nuestra espalda sufrirá algo menos de lo habitual, y el perfil 50 de los neumáticos nos ayudará en superficies muy rotas o adoquinadas.

Prueba Renault Mégane 1.6 dCi 130

En carreteras secundarias o puertos de montaña, pese a contar con unas suspensiones algo más blandas, no aparecerán inercias e inclinaciones de la carrocería a no ser que el ritmo sea muy elevado, casi extremo. Si vamos “alegres” no disfrutaremos por su potencia, pero la parte ciclo del Mégane no se achantará en ningún momento mostrándose seguro y siguiendo la dirección que le indiquemos. Aquí los asientos, por su sujeción lateral, serán un buen aliado.

En autovía también se ha mostrado muy cómodo, siendo un coche fácil de conducir y que no pierde aplomo si llevamos algo de prisa en estas vías rápidas. El mullido de los asientos, la suspensión y los neumáticos de perfil ancho filtran muy bien los baches y empalmes de asfalto. Esta será la circunstancia ideal para disfrutar con seguridad de la función masaje mientras devoramos kilómetros y escuchamos nuestra música preferida en el equipo de sonido Bose, que cuenta con nueve altavoces más un subwoofer en el maletero.

Conclusiones

Prueba Renault Mégane 1.6 dCi 130

Llega la última parte de nuestra prueba y toca sacar conclusiones del nuevo Renault Mégane. Recordamos que hemos probado una unidad correspondiente con el acabado Bose, uno de los más altos, asociado al motor 1.6 dCi de 130 CV. El Renault Mégane Bose parte de los 21.648 euros según el configurador de la marca, que serán 22.352 euros si lo asociamos a la mecánica probada. En total, nuestra unidad se va a los 25.810 euros por incluir la ayuda al estacionamiento, el Head-Up Display, iluminación Full LED con luces largas automáticas, el Pack Safety y el color Azul Berlín.

He de reconocer que este nuevo Mégane me ha sorprendido para bien. El conjunto de mecánica y chasis en esta versión no ofrecerá unas prestaciones deportivas, aunque queda la opción del Renault Mégane GT que es más dinámico, estando la unidad probada más bien orientada al confort. Pese a ello, su comportamiento en todo momento es noble, ágil y aplomado.

Si te estas planteando la compra de un compacto deberías tenerlo muy en cuenta, y más especialmente si te gustan las tecnologías. De todos sus rivales es el más completo en el apartado de tecnología con la que trastear. No será el que ofrezca un habitáculo o maletero más amplio del segmento, pero siempre queda la opción de decantarse por la carrocería familiar que ofrece más espacio para las plazas traseras y, por supuesto, para el maletero.

Equipamiento

Prueba Renault Mégane 1.6 dCi 130

Life

  • Kit de reparación de pinchazos
  • Retrovisores eléctricos
  • Asiento del conductor regulable en altura
  • Equipo de audio con 4 altavoces, toma USB y Bluetooth
  • Regulador y limitador de velocidad
  • Indicador de cambio de marcha
  • Ayuda al arranque en pendiente

Intens

  • Volante de cuero
  • Climatizador bizona
  • Tarjeta manos libres
  • Regulación de apoyo lumbar en el asiento del conductor
  • Elevalunas traseros eléctricos
  • Radio con pantalla táctil de 7″
  • Faros antiniebla delanteros
  • Luces delanteras diurnas de LED
  • Sensores de aparcamiento traseros
  • Ayuda a la frenada de emergencia

Zen

  • Cuadro de instrumentos con pantalla TFT de 7″
  • Retrovisores exteriores abatibles eléctricamente
  • Sistema de navegación R-Link
  • Encendido de luces y limpiaparabrisas automático
  • Freno de estacionamiento eléctrico
  • Renault Multi-Sense
  • Alerta de cambio involuntario de carril
  • Reconocimiento de señales de tráfico

GT-Line

  • Volante de cuero específico
  • Cristales posteriores oscurecidos
  • Retrovisor interior electrocromado
  • Reposabrazos posterior con hueco portabebidas
  • Asiento del copiloto con regulación en altura

Bose

  • Volante de cuero Nappa
  • Asiento del conductor con función masaje
  • Sistema multimedia con pantalla vertical de 8,7 pulgadas y equipo de sonido Bose
  • Ayuda al aparcamiento delantero y trasero con cámara de marcha atrás

GT

  • Volante de cuero específico
  • Cambios de marcha en el volante mediante levas
  • Chasis deportivo
  • 4 ruedas directrices

Precios

Motor Cambio Acabado Precio
Motor Cambio Acabado Precio
TCe 100 CV Manual 6V Life 16.554 €
dCi 90 CV Manual 6V Life 17.864 €
TCe 100 CV Manual 6V Intens 17.846 €
dCi 90 CV Manual 6V Intens 19.160 €
dCi 110 CV Manual 6V Intens 20.310 €
TCe 130 CV Manual 6V Intens 18.374 €
TCe 130 CV Manual 6V Zen 19.694 €
TCe 130 CV Automático 6V Zen 21.014 €
dCi 110 CV Manual 6V Zen 21.630 €
dCi 110 CV Automático 6V Zen 22.950 €
dCi 130 CV Manual 6V Zen 22.774 €
TCe 130 CV Manual 6V GT-Line 20.750 €
TCe 130 CV Automático 6V GT-Line 22.070 €
dCi 110 CV Manual 6V GT-Line 22.686 €
dCi 110 CV Automático 6V GT-Line 24.006 €
dCi 130 CV Manual 6V GT-Line 23.830 €
TCe 130 CV Automático 6V Bose 22.070 €
dCi 110 CV Manual 6V Bose 22.686 €
dCi 130 CV Manual 6V Bose 23.830 €
dCi 110 CV Automático 6V Bose 24.006 €
TCe 205  CV Automático 7V GT 26.046 €

Opinión del editor

Renault Mégane Bose 1.6 dCi 130 CV
  • Valoración del editor

  • Puntuación 4.5 estrellas
19.660 a 25.608

    • Renault Mégane Bose 1.6 dCi 130 CV
    • Reseña de:
    • Publicado el:
    • Última modificación: 19 de Enero de 2017
    • Diseño exterior
      Editor: 85%
    • Diseño habitáculo
      Editor: 80%
    • Plazas delanteras
      Editor: 80%
    • Plazas traseras
      Editor: 70%
    • Maletero
      Editor: 75%
    • Mecánica
      Editor: 80%
    • Consumos
      Editor: 85%
    • Confort
      Editor: 80%
    • Precio
      Editor: 75%

    Resumen: Nos ponemos a los mandos del nuevo Renault Mégane. Se trata de un compacto que guarda un gran equilibrio en líneas generales. Destacará también por su amplia tecnología, que se deja intuir desde su diseño exterior.

    Pros

    • Equilibrado y cómodo
    • Mucha tecnología y diseño
    • Facilidad de conducción

    Contras

    • Mecánica poco dinámica
    • Habitabilidad mejorable
    • Algunos mandos deberían mejorar su ubicación

    Galería de imágenes del Renault Mégane

    ¿Cuánto vale tu coche?
    ¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
    Tasar coche GRATISTasar y vender coche
    Te puede interesar

    Escribe un comentario