Marcos López

Natural de Madrid, amante de la naturaleza, vocación por la ciencia, farmacéutico de profesión y redactor por pasión.

Dispuesto a revelar la máxima “sin corazón sólo seríamos máquinas”.