Prueba Audi S4 Avant 3.0 TFSI 354 CV

En el último año y medio hemos tenido la posibilidad de traeros nuestras impresiones de varios modelos de la gama S de Audi, probando los Audi TTS, Audi S1 Sportback, Audi S3 Sportback y Audi S5 Cabrio. Ahora nos subimos al Audi S4 Avant, la carrocería familiar de la berlina media de Ingolstadt. Muchos pensaréis que carrocería familiar y deportividad no casan entre sí, pero tras conducirlo durante una semana nos hemos dado cuenta de que es la versión más lógica de la gama S de Audi.

Los recuerdos que tenemos en Actualidad Motor de la gama S son bonitos, pero dispares. Los Audi S1 y TTS son coches fáciles de conducir y dóciles, pero su ligereza y dimensiones contenidas los hacen muy ágiles y divertidos en las carreteras más reviradas; mientras que los S3 y S5 Cabrio son rápidos y confortables, por lo que son perfectamente aptos para realizar largos viajes sin acabar fatigados. ¿Qué será del Audi S4 Avant? Te lo cuento en las siguientes líneas, porque hay alguna que otra sorpresa.

Cabe destacar que Audi divide sus modelos y variantes deportivas en las gamas S y RS. La gama S, como ya os he comentado en alguna otra ocasión, son coches que combinan una alta eficacia en materia de prestaciones, pero no llegan a ser extremos para así lograr una totalmente apta usabilidad como coche de diario. La gama RS es más de deportivos puros y duros, con unas prestaciones a niveles prácticamente de superdeportivos, pero que penalizan en el confort y economía para coche único del hogar.

Lobo con piel de cordero, aunque con cuatro interesantes salidas de escape

El Audi S4 Avant, visualmente, no difiere demasiado de un Audi A4 Avant normal y corriente. Aunque la unidad de pruebas es bastante llamativa por su color de carrocería amarillo, en un tono más corriente pasaría totalmente desapercibido. Algunos extras como las llantas opcionales de 19 pulgadas o las pinzas de freno rojas con el logo S dan pistas de que no es un simple A4.

Las líneas se mantienen muy similares a las del A4 familiar, teniendo como cambios principales de serie la parrilla en negro, unos paragolpes específicos pero que mantiene un estilo bastante elegante, los detalles en tonos cromados de las carcasas de los retrovisores y las inscripciones S4 que aparecen tanto en la parrilla Singleframe como en el portón del maletero. Pero sin duda, el detalle que nos permite confirmar que estamos ante un S4 es su difusor posterior con cuatro salidas de escape, dos a cada lado.

Pasamos a echar un vistazo a su interior, pero antes os voy a informar de sus dimensiones exteriores. El Audi S4 Avant es ligeramente más largo que un A4 Avant, pero los pocos milímetros de diferencia se deben a las formas de sus paragolpes. De este modo, nos encontramos con una longitud de 4,75 metros. También es más bajo por su suspensión deportiva, con una altura de 1,4 metros. La anchura y la batalla es de 1,84 y 2,82 metros respectivamente.

Un interior con las ya conocidas calidades de Audi

Ahora sí, nos adentramos en el habitáculo de este rápido familiar. Una vez más, debemos destacar la calidad de ajustes, acabados y materiales de la marca de los cuatro aros en la mayoría, por no decir de todos, sus productos. El tacto de prácticamente todas las superficies, la sensación al tocar sus ruletas e incluso el sonido de los mandos nos transmiten siempre esa calidad a la que nos tiene acostumbrados Audi en sus coches desde hace varios años.

Pero centrándonos ya en esta unidad del Audi S4 Avant, nos encontramos con unos asientos deportivos S opcionales -cuestan la friolera de 1.175 euros- que sujetan a la perfección y son muy cómodos pero que, sin embargo, en personas de elevada estatura, como en el caso de mi compañero Diego López, el reposacabezas fijo no queda situado como debería.

El volante deportivo de cuero con tres radios está notablemente achatado en su parte inferior y eso siempre suele ser un problema de utilidad, pero al tener apenas dos vueltas de volante entre topes, solo nos percataremos de ello en giros muy lentos o al aparcar. Su tacto y grosor es muy bueno, incorporando tras sus radios horizontales las levas para el manejo de la transmisión Tiptronic.

Tras él aparece el ya conocido, y probado en varios modelos del Grupo, Virtual Cockpit. Una suerte de cuadro de instrumentos totalmente digital y multiconfigurable que muestra las informaciones de forma clara y sencilla, siendo más fácil de manejar de lo que un primer momento podríamos pensar. Por si esto fuera poco, nuestro Audi S4 Avant también trae Head-up Display.

Y en el salpicadero aparece una pantalla de infoentretenimiento -no integrada en diseño- de generosas dimensiones, pero que no es táctil; manejándose con un dial giratorio ubicado cerca de la palanca de cambios y una serie de botones para pasar de un menú a otro. Tanto en la zona central del salpicadero, como en el túnel central y en los paneles de las puertas, esta unidad trae unas inserciones en símil fibra de carbono que aumentan notablemente la deportividad visual del habitáculo. Por último, la luz ambiental del interior es configurable.

Muy holgado para cuatro personas y 505 litros en el maletero

Centrándonos ya en la habitabilidad de nuestro compañero durante esta semana, nos encontramos con un espacio, como es habitual, muy holgado en las plazas delanteras. Pese a que contamos con techo solar, la altura será más que sobrada para personas de prácticamente cualquier talla, ocurriendo lo mismo con la anchura. Las múltiples regulaciones de los asientos -eléctricas- y del volante -manuales- nos permiten adoptar en pocos segundos una postura cómoda. Eso sí, recordamos lo dicho anteriormente de la poca practicidad de los reposacabezas integrados y fijos.

En las plazas traseras tenemos luces y algunas que otra sombra. Aunque el conductor mida 1,85 metros, una persona de la misma altura podría viajar en el asiento de detrás sin que sus rodillas rozasen con el respaldo; por lo que, aunque no es de los mejores del segmento, hay espacio suficiente. En anchura, las plazas laterales son suficientemente anchas y confortables, con unas butacas marcadas para evitar que nuestros acompañantes “se escurran” en las curvas. Por espacio para la cabeza tampoco hay problemas aun contando con techo solar.

La única “sombra” que podemos destacar de estas plazas posteriores es que la plaza central resulta muy poco práctica. Es estrecha, está más elevada y es bastante más dura. El respaldo de la misma también oculta un apoyabrazos y el túnel de transmisión es muy prominente. Dicho lo cual, ya te podrás imaginar que, en un viaje con cinco adultos, el ocupante de la plaza central se quejará bastante. Eso sí, al menos tenemos salidas de aire y regulación independiente, pues incorpora climatizador trizona, y un potente equipo de sonido Bang & Olufsen para evitar oír sus quejas.

Pasamos a ver su capacidad de carga. El maletero del Audi S4 Avant cubica una capacidad máxima de 505 litros, siendo idéntica a la de cualquier A4 Avant. Las formas, como veis en la imagen, son bastante regulares, algo que nos facilita la carga de objetos voluminosos como pudieran ser varias maletas. Los tapizados son muy buenos. Si abatimos los asientos de la segunda fila, operación que se realiza en proporciones 40:20:40, obtenemos una capacidad máxima de 1.510 litros.

Prestaciones y datos del motor 3.0 Turbo V6

El modelo S4 de Audi comparte su sistema propulsor y todo el tren motriz con la familia S5 (Coupé, Cabrio y Sportback). Se trata de un bloque de 2.995 cc V6 con inyección directa de gasolina y, por supuesto, sobrealimentación por turbo. Llegado a este punto, os recuerdo que todas las motorizaciones actuales de la gama S de la firma alemana utilizan sobrealimentación.

Este 3.0 TFSI, el corazón de nuestro Audi S4 Avant, eroga una potencia máxima de 354 CV desde las 5.400 hasta las 6.400 rpm; mientras que su cifra de par máximo asciende hasta los 500 Nm, estando disponible entre 1.370 y 4.050 vueltas. Con estos datos, ya puedes imaginar que no nos ha faltado energía durante toda la semana. En cuanto a sus consumos, homologa un mixto de 7,9 l/100 km, que se corresponden con unas emisiones de 179 g/km de CO2.

El sistema propulsor se asocia obligatoriamente y sin más opción a una caja de cambios Tiptronic de tipo convertidor de par con 8 marchas prefijadas y a la famosa tracción integral quattro de la marca de los cuatro aros. Esta combinación de motor, cambio y sistema de tracción permiten al Audi S4 Avant cubrir la aceleración del 0 a 100 km/h en 4,7 segundos y alcanzar una velocidad máxima limitada de 250 km/h. Nada mal para una berlina familiar, ¿verdad?

Así suena el @audispain S4 Avant con su motor V6 turboalimentado de 355 caballos…Una delicia!

Una publicación compartida de Actualidad Motor (@actualidadmotor) el

Con el Audi S4 Avant resulta tan sencillo ir rápido que… ¿llega a aburrir?

Tras recoger el Audi S4 Avant en el centro de la capital española, cámara en mano, aprovechaba las nevadas de los días anteriores para conducir durante unos cientos de kilómetros entre autovía y carretera de montaña y, de paso, realizar parte del contenido fotográfico. La nieve, un día soleado, tracción quattro y una berlina familiar de corte deportivo en color amarillo. ¿Qué más podemos pedir?

En autovía, a ritmos legales, aunque aprovechando en momentos puntuales los 354 CV y 500 Nm de par de su 3.0 TFSI para alguna que otra incorporación, el S4 Avant se conforma con unos 8,5 o 9 l/100 km. Es la condición ideal para seleccionar el modo Comfort en el Audi Drive Select o, si queremos ahorrar al máximo, decantarnos por el modo Efficient para bajar algunas decimillas los registros de consumo que aparecen en el Audi Virtual Cockpit.

A nivel de confort no notaremos diferencias respecto a cualquier Audi A4, pues la suspensión adaptativa opcional que lleva la unidad de pruebas filtra a la perfección las irregularidades del terreno. Por otro lado, la insonorización del habitáculo solo permite apreciar ligeramente el sonido del V6, estando muy bien aislado en cuanto a ruidos aerodinámicos y de rodadura.

Tampoco tendremos problemas para adaptarnos al puesto de conducción, pues los asientos deportivos con reglajes eléctricos también permiten variar el apoyo lumbar y la anchura de los mismos, pudiendo desplazar las “orejas” de la butaca en función de si somos delgados o más bien “de hueso ancho”.

Tomo un desvío de la autovía para acceder a un pequeño tramo de montaña. La carretera está despejada y el día soleado, pero en las cunetas y alrededores hay una buena capa de nieve y el termómetro exterior nos indica que fuera hace mucho frío, por lo que los neumáticos y el asfalto estarán lejos de ofrecer un grip óptimo. Apareciendo humedad también en las zonas de sombra, mejor no jugar con las leyes de la física y dejarlo para otro momento.

Una explanada de asfalto totalmente despejada del tráfico y sin obstáculos de por medio más allá que algunos centímetros de nieve y algo de hielo piden a gritos que probemos el sistema de tracción quattro. Dicho y hecho, pues es una buena forma de comprobar la motricidad y actuación de la tracción y el sistema de diferencial con autoblocante deportivo.

Tras hacer algunas fotos y tantear el espesor y adherencia, llega el momento de dar gas. Los neumáticos tienen una clara configuración deportiva, por lo que su agarre ante tales circunstancias es bastante justo. Con el ESP activado, la electrónica permite avanzar de forma sencilla y sin complicaciones. Eso sí, si te encuentras ante una pendiente con una inclinación notable, más te vale que lleves neumáticos de invierno o mucho me temo que tendrás que dar la vuelta como puedas. Y es que, recordemos, que la física es la física.

Por el contrario, si desactivamos el ESP por completo y configuramos la respuesta del coche con el modo Dynamic, la cosa cambia. Si se actúa de forma dulce con el pie derecho, las pérdidas de tracción no serán grandes y nos permitirá desplazarnos, pero si das un “zapatazo” al acelerador pronto provocarás una ventisca levantando nieve cual coche de WRC en un tramo de Finlandia. Será divertido, pues la zaga deslizará de forma artística a baja velocidad pero con las ruedas girando a todo trapo y sin demasiado control sobre el coche.

Se acabó la diversión por hoy… en la nieve. Descendemos la montaña y, ya en una altitud bastante más baja respecto al nivel del mar, afrontamos un nuevo tramo de curvas, aunque en esta ocasión con asfalto totalmente seco y sin rastro de paisajes montañosos cubiertos de un manto blanco. Ahora sí, toca buscar, con una seguridad infinitamente mayor, las cosquillas a este Audi S4 Avant en un tramo revirado. ¿Recordáis lo que os comenté al principio en cuanto a diferencias de comportamiento de los TT S y S1 respecto a los S3 y S5 Cabrio? ¿Qué ocurrirá con el S4 Avant?

Seguro que todos pensáis que la berlina familiar será muy similar al compacto S3 y al descapotable S5, siendo aún más torpe entre curvas por sus dimensiones, peso y planteamiento. Estáis parcialmente en lo cierto, pero hay alguna sorpresa. Con el modo Dynamic y manejando el cambio Tiptronic con las levas, vemos que hay que ir a ritmos muy rápidos para que aparezca alguna ligera inclinación de la carrocería, pues la suspensión contiene muy bien las inercias.

Los baches e irregularidades se notan con la suspensión en su configuración más firme, pero no lo descolocan cuando se presentan en una fuerte frenada o en apoyo; mientras que la tracción quattro, que en condiciones normales envía un 40 % del par al tren delantero y el 60 % restante al trasero, nos permite abrir gas bastante antes de lo que lo haríamos con un tracción delantera y más bruscamente de lo que la razón nos dejaría hacerlo en un coche de propulsión trasera. Es tan efectivo y sencillo de conducir que perdemos la percepción de velocidad, dándonos cuenta solo cuando ponemos la vista en el velocímetro.

Un aspecto que quería destacar es el funcionamiento de la caja automática Tiptronic en estas condiciones de circulación. Llega a resultar complicado, por su velocidad a la hora de cambiar, diferenciarlo de un DSG. Tal vez tarde ligeramente más en saltar de una velocidad a otra, pero es rápida, suave y tampoco le cuesta obedecernos cuando le pedimos subir o bajar varias marchas en pocos instantes.

En este caso contamos con la opcional dirección dinámica -que cuesta nada menos que 1.270 euros-. Es adaptativa en cuanto a asistencia y desmultiplicación y, pese a no ser de las más informativas del mercado, transmite parcialmente lo que sucede bajo el eje delantero. Dependiendo de las circunstancias, el modo seleccionado, la velocidad de marcha y el tipo de conducción que estemos realizando, tendrá más o menos peso y será más o menos directa.

Al límite es subvirador (aunque para ello hay que ir muy rápido), como prácticamente cualquier Audi, por no decir todos; pero el diferencial deportivo reduce notablemente esa tendencia. De hecho, recuerdo que en nuestra experiencia con la gama S de Audi en el Circuito de Los Arcos, en Navarra, pude dar tres vueltas al trazado con esta misma unidad y me sorprendió en más de una ocasión, aunque haciendo un tanto el bruto con el acelerador, con algún suave, progresivo y efectivo deslizamiento del tren trasero. Lógicamente, no lo he vuelto a comprobar en la vía pública.

Lo que sí he podido comprobar es que, tras unos kilómetros estirando las marchas y acelerando con contundencia en carreteras reviradas, sin llegar a alcanzar ritmos fuera de la moralidad, el consumo se dispara por momentos; tanto que llega a asustar. Si el tramo es lento y nuestra adrenalina está algo disparada, no será complicado que el ordenador llegue a marcar registros próximos -y en casos, superiores- a los 20 litros. Al fin y al cabo, hay que mover más de 1.750 kilos y dar bebida a 354 CV.

Uno de los pocos aspectos que no me han gustado en absoluto aparece, curiosamente, a muy baja velocidad; en las maniobras lentas. La caja de cambios Tiptronic, que tan bien funciona en marcha normal y en conducción deportiva, no ha resultado ser nada suave en maniobras lentas como el aparcamiento, mostrándose brusca.

Resulta algo tosca a la hora de iniciar el avance, reduciendo notablemente la precisión y, pudiendo, dar un “besito” al coche que tengamos delante o detrás cuando aparcamos en línea si nos confiamos. Es algo que me ha extrañado bastante, y pienso que es probable que sea problema solo de esta unidad en concreto. Es más, cuando en su día condujimos el Audi S5 Cabrio, no nos percatamos de ello en las mismas condiciones.

No podemos empezar a despedirnos de vosotros sin citar los faros Matrix LED de Audi. Aportan un gran plus de iluminación y, por tanto, de seguridad bastante a tener en cuenta si conducimos muchas horas bajo la luz de la luna. Como sabéis, cada faro tiene varios módulos de ledes que se activan o desactivan cuando encontramos tráfico en nuestro camino, evitando el deslumbramiento al resto de usuarios pero manteniendo una elevada iluminación en los alrededores.

Visto todo lo anterior, ahora llega el momento de preguntarse si el Audi S4 Avant es realmente un modelo deportivo o no. La respuesta es complicada, pues, más que en mí, está en ti; en tu concepto de deportividad. Si para ti un deportivo es un coche capaz de acelerar muy rápido y trazar curvas a velocidades que cualquier otro coche no soportaría por la madre física, sí, es un deportivo. Si, por el contrario, piensas que un deportivo es aquel que te exige mucha concentración, experiencia y te transmite grandes sensaciones, éste S4 de Audi no será la opción más recomendable para ti.

¿Tiene lógica un coche como éste? Soy de los que piensan que mejor que nos sobre potencia, estabilidad y capacidad de frenado, a que nos falte. 354 CV son muchos y, lamentablemente, los márgenes legales de velocidad en España están más desfasados que las cintas de VHS. En países donde puedes encontrar carreteras sin márgenes de velocidad, como las famosas Autobahn alemanas, debe ser un auténtico placer disfrutar de una gran berlina familiar como ésta. Aquí, por desgracia, cuesta hacerlo.

Conclusiones tras probar el Audi S4 Avant

Bajo nuestro punto de vista, como ya hemos dicho, el Audi S4 Avant es el producto más equilibrado de la gama S de Audi, siempre y cuando lo adquiramos con los extras del Audi Drive Select con ajuste de la suspensión y el diferencial deportivo. Básicamente tenemos un Audi A4 Avant, que es una berlina media con carrocería familiar, pero con un potente V6 de 3 litros sobrealimentado bajo el capó delantero y una dinámica apta tanto para los desplazamientos rutinarios como para realizar un largo viaje con la familia y el maletero cargado, como para desestresarse en un puerto de montaña. Todo ello, sin penalizar en absoluto el confort.

Vale que no es un coche con el que divertirte a más no poder en un circuito, pero es que debemos recordar que, en un escalón superior, y desembolsando unos 20.000 euros más, podemos optar por el Audi RS 4 Avant y sus 450 CV; un vehículo con la misma habitabilidad pero con sensaciones más próximas a las de un superdeportivo. Con el S4 tenemos potencia, motricidad y capacidad de frenado más que de sobra para perder el carnet de conducir a poco que nos emocionemos en una carretera pública y prácticamente sin darnos cuenta.

El punto negativo es, claramente, su precio. El Audi S4 Avant arranca en unos más que difíciles de pagar 77.000 euros. Además, no trae de serie algunos elementos que nos parecen un “pecado capital” para un coche como éste, como puede ser la cámara de marcha atrás -que además tampoco tiene una de las mejores calidades, todo hay que decirlo-. Entre unas cosas y otras, la unidad que veis en las imágenes se va hasta los 100.000 euros. Y es que, recordemos, 100.000 euros es lo que cuesta el nuevo Audi A8 que estuvimos conociendo la pasada semana o el doble de lo que tendríamos que pagar por un Ford Mustang GT con motor atmosférico V8 de 5 litros.

Equipamiento Audi S4 Avant

  • Llantas de 19 pulgadas con neumáticos 245/35 R19
  • Indicación de presión de neumáticos
  • Faros LED
  • Pilotos traseros de LED con intermitente dinámico
  • Lavafaros
  • Sensores de luz y lluvia
  • Barras longitudinales de techo
  • Carcasa de los retrovisores en color aluminio
  • Parachoques reforzado
  • Parabrisas con luna con aislamiento acústico
  • Asientos delanteros deportivos
  • Apoyabrazos en plazas delanteras y traseras
  • Revestimiento interior del techo en tela de color negro
  • Tapizados en Alcantara
  • Volante de cuero multifunción
  • Paquete iluminación
  • Espejos exteriores calefactables y plegables eléctricamente
  • Climatizador automático trizona
  • Apertura y arranque manos libres
  • Portón del maletero con apertura y cierre automático eléctrico
  • Audi Virtual Cockpit
  • Navegación MMI plus
  • Audi Sound System
  • Audi parking system plus
  • Audi pre sense city
  • Regulador y limitador de velocidad
  • Tracción quattro con diferencial central autoblocante
  • 4 salidas de escape
  • Suspensión deportiva S
  • Pedales y apoyapiés en acero
  • Cambio Tiptronic de 8 velocidades con levas en el volante

Precios Audi S4

Modelo Motor Transmisión Tracción Precio
Modelo Motor Transmisión Tracción Precio
Audi S4 V6 Turbo 3.0 TFSI de 354 CV Tiptronic 8v quattro 74.910 €
Audi S4 Avant V6 Turbo 3.0 TFSI de 354 CV Tiptronic 8v quattro 77.000 €

Opinión del editor

Audi S4 Avant 3.0 TFSI V6 Turbo 354 CV
  • Valoración del editor
  • Puntuación 4 estrellas
77.000 a 77.000
  • 80%

  • Audi S4 Avant 3.0 TFSI V6 Turbo 354 CV
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación: 31 de enero de 2018
  • Diseño exterior
    Editor: 80%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 90%
  • Plazas delanteras
    Editor: 85%
  • Plazas traseras
    Editor: 75%
  • Maletero
    Editor: 85%
  • Mecánica
    Editor: 85%
  • Consumos
    Editor: 65%
  • Confort
    Editor: 90%
  • Precio
    Editor: 35%

Pros

  • Lobo con piel de cordero a nivel estético
  • Polivalencia de uso
  • Prestaciones

Contras

  • Precio muy elevado
  • Le falta algo de carácter en sensaciones
  • Un poco brusco en maniobras lentas

Galería de imágenes del Audi S4 Avant

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *