Prueba Fiat 500 Hybrid 1.0 70 CV (Mild Hybrid)

Prueba Fiat 500 Hybrid

Aunque cuesta creerlo, el Fiat 500 moderno que inició sus ventas allá por el año 2007 todavía sigue a la venta. Han pasado muchos años y durante todo este tiempo ha recibido múltiples actualizaciones. Sigue reconociéndose fácilmente como un Fiat 500 a nivel visual, pero ahora incluso cuenta con una versión Hybrid, que es la que hoy probamos.

En cualquier caso, la marca turinesa juega un poco con el marketing, pues no es un híbrido convencional. Esta mecánica 1.0 de gasolina cuenta con un sistema de hibridación suave, también conocido como mild hybrid. Y sí, el modelo comparte nombre con el nuevo Fiat 500 lanzado meses atrás, que es 100 % eléctrico.

Pero en esta ocasión queríamos probar la mecánica microhíbrida porque nos parece acertada. Gracias a su tecnología mecánica recibe la pegatina Eco de la DGT, gasta poca gasolina y su precio es más asequible que el del citado Fiat 500e, el eléctrico. En cualquier caso, comparando con otros modelos del segmento A, sigue sin ser un coche barato.

Fiat 500, o cómo mantenerse “fresco” con más de 60 años…

Prueba Fiat 500 detalle frontal

A nivel visual sigue manteniendo ese estilo retro que tanto nos ha enamorado. Clásico, urbano y moderno a la vez. Una receta que le ha funcionado fantásticamente y que sigue sin defraudar. ¿A quién no le pone una sonrisa en la cara el Fiat 500?

El Fiat 500 original nació en 1957. Desde entonces (sumando con el modelo actual de 2007) se han vendido más de 6,7 millones de unidades del utilitario italiano.

Y es que esta carrocería ahuevada del utilitario turinés sigue gozando de una imagen fresca. Ahí siguen sus ojos en el frontal, o esa parrilla principal con el logo de la firma italiana custodiada por unas lamas cromadas. En la parte baja se ubica una entrada de aire con forma de sonrisa que incrementa el toque simpático del modelo.

Prueba Fiat 500 trasera

Por su parte, en la zona trasera los pilotos con el centro en color de la carrocería ponen el punto de atención desde su último restyling profundo. No pasa desapercibida la salida de escape ovalada y, en este caso, el emblema “hybrid” en el lado derecho del portón. Si veis las fotos del lateral intuiréis la razón de esa palabra antes utilizada: “ahuevada”. Pero también es de destacar el uso de las carcasas cromadas o de unas llantas de 16 pulgadas en esta unidad.

El interior sí ha envejecido algo peor

Al llevar tantos años en comercialización, el habitáculo no se siente novedoso. Sólo hace falta echar un vistazo a los mandos del climatizador para darse cuenta de que no es un vehículo demasiado joven. Pero más allá de eso, el 500 de Fiat sigue siendo capaz de hacer ver un estilo diferenciado, y no por la calidad de sus materiales, que es algo mediocre.

Prueba Fiat 500 salpicadero

Más bien lo logra por el diseño de esa plancha del salpicadero a juego con el tono exterior, por la inscripción 500 en el lado del acompañante o por el cuadro de instrumentos con la pantalla digital central. Y hablando de pantalla, la principal no es grande ni moderna, pero sí suficiente para salvar los muebles hoy en día. De hecho cuenta incluso con conectividad Apple CarPlay y Android Auto con el smartphone por cable para utilizar Spotify, Google Maps o Waze, entre otras aplicaciones.

Lo que sigue siendo un poco incordio es la posición de conducción. Pese a ser un urbano, al volante tenemos la sensación de ir demasiado altos, como si condujéramos una furgoneta en miniatura. No todo el mundo se sentirá a gusto, especialmente en carretera, pero debemos reconocer que para controlar todos los ángulos del coche en la ciudad viene bien. Eso sí, una pena que todavía no se pueda ajustar la columna de dirección en profundidad (sí nos lo permite en altura), pues en mi caso el volante siempre me queda algo lejos.

Y tampoco sobra espacio

Prueba Fiat 500 plazas traseras

Lógicamente de espacio no vamos sobrados, quedando muy cerca de nuestro acompañante, y tampoco es que los huecos portaobjetos sean muchos ni generosos. Pero al fin y al cabo, es un coche urbano y quien se compra un Fiat 500 tampoco demanda esa practicidad o amplitud. O eso pensarán en Fiat…

Como es obvio, las plazas traseras tampoco son demasiado realistas. Ojo, pueden ser utilizadas, pero no pretendas que los ocupantes de esa segunda fila se sientan muy a gusto. Más allá del acceso complejo por las tres puertas, una vez dentro, si mides más de 1,70 de altura estarás rozando con la cabeza en el techo. La parte sorprendente es que para las piernas no es demasiado angosto. Por cierto, sólo tiene cuatro plazas homologadas, no vaya a ser que pienses que tiene cinco y luego lleguen las sorpresas.

Su maletero es demasiado justo y peor que algunos de sus rivales

Prueba Fiat 500 maletero

Y si nos salimos y abrimos el portón del maletero encontramos un baúl de 185 litros. Sí, es muy pequeño incluso para su segmento, pues un Kia Picanto cubica 255 litros y un Hyundai i10 252 litros. También es cierto que estos dos coreanos son algo más grandes que el italiano. No te dará para cargar mucho, pero una compra semanal o un par de maletas de cabina caben sin demasiados problemas.

Artículo relacionado:
Prueba Kia Picanto GT Line 1.0 DPI 67 CV, ¿es la referencia? (con vídeo)
Artículo relacionado:
Prueba Hyundai i10 Style 2C 1.2 MPI 84 CV

Sólo un motor disponible si no contamos la nueva generación eléctrica

Prueba Fiat 500 Hybrid motor

Actualmente el único motor disponible en el Fiat 500 es el 1.0 Hybrid de 70 CV. Como citaba al inicio, la firma italiana hace un poco de trampa. No es un híbrido convencional, sino un microhíbrido a 12 voltios, con un leve apoyo eléctrico (5 CV) que ayuda al motor térmico en momentos puntuales. Su pequeña batería se recarga al dejar de acelerar y, entre otras cosas, también permite que el sistema Start&Stop funcione en más ocasiones y durante más tiempo. Por ello, recibe la etiqueta Eco de la DGT.

Artículo relacionado:
Prueba Fiat 500e Icon hatchback 42 kWh, 118 CV y 320 km de autonomía

Este 1.0 de tres cilindros, 12 válvulas y admisión atmosférica (sin turbo) desarrolla los 70 CV a 6.000 rpm y un par máximo de 92 Nm a 3.500 rpm. Como detalle, el motor sólo pesa 77 kilos. Entre sus prestaciones encontramos un 0 a 100 en 13,8 segundos y una velocidad máxima de 167 km/h. Por su parte, el consumo mixto homologado WLTP es de 4,7 l/100 km.

Al volante del Fiat 500 Hybrid

Prueba Fiat 500 lateral

Visto todo lo anterior, llega el momento de hablar de su conducción. Con un 1.0 de 70 CV ya te podrás imaginar que no es el coche más solvente para largos viajes, pero eso es algo obvio. El Fiat 500 ha sido creado principalmente para la ciudad, donde sí se desenvuelve bastante bien.

En las urbes los 70 caballos que desarrolla el motor 1.0 de gasolina, junto al leve apoyo del sistema mild hybrid, es suficiente para moverse entre el tráfico. Por la ausencia del turbo es necesario jugar más de lo habitual con el cambio manual de seis marchas y no dejar caer el motor demasiado de vueltas, pero en términos generales no hay dificultades para conducir con agilidad.

Hablando del cambio, no tiene un tacto glorioso ni las inserciones más precisas del mundo, pero aun así te permite hacer cambios de marcha rápidos. A esto hay que añadir que el pomo se encuentra muy cerca del volante, por lo que el tiempo de acción en caso de necesitar hacer cambios rápidos es mínimo.

Prueba Fiat 500 perfil trasero

Por supuesto, la dirección es ligera y, además tenemos el botón City en el salpicadero que incrementa la asistencia. Está algo más desmultiplicada de lo habitual, pero aun así permite hacer giros rápidos sin esfuerzo para serpentear en las calles repletas de coches o al maniobrar en el parking. El radio de giro no es grande, pero con tales dimensiones exteriores podría ser incluso mejor.

El motor es demasiado justo para salir a carretera con frecuencia

Como decía, en carretera no tiene una gran solvencia. De hecho, en sexta a 120 km/h veremos que el motor “se ahoga” en cuanto nos topamos con un leve repecho, lo que nos obliga a reducir una o dos marchas si no queremos quedarnos demasiado colgados. Es algo lógico y esperable, pues tiene un desarrollo algo largo en sexta, cuyo objetivo es reducir consumos cuando vamos llaneando.

Del mismo modo, en carreteras de doble sentido no te permitirá adelantar fácilmente, ni ascender un puerto de montaña pronunciado sin tener la sensación de que vas forzando el motor. Pero, vuelvo a repetir, es algo totalmente normal en un vehículo de sólo 70 CV y con un planteamiento totalmente urbano.

Prueba Fiat 500 cuadro

En cualquier caso, y aunque hace tiempo que lo conduje por última vez, el Kia Picanto me dio la sensación de ser ligeramente más solvente pese a que su potencia era inferior (67 CV).

Si te preguntas por el aislamiento, el 500 no es un coche que absorba bien los ruidos aerodinámicos. Al fin y al cabo, es un segmento A y hay que ahorrar dinero, peso y aprovechar espacios. Mientras, su motor deja notar que es un tres cilindros por ruidos y vibraciones, especialmente en frío.

Consumos

Y finalizando con el apartado de consumos, la verdad es que el Fiat 500 se conforma con poco combustible, con muy poco. Durante toda nuestra prueba hemos recorrido casi 600 kilómetros, y el consumo total se ha situado en sólo 5,1 l/100 km.

Un detalle a destacar es que la diferencia de consumo entre conducción urbana y por autopista es muy baja, obteniendo cifras de entre 5 y 5,5 litros en ambas situaciones cuando se conduce a ritmos normales. En carreteras secundarias limitadas a 90 km/h no es complicado acercarse a los 4 litros.

Conclusiones

Prueba Fiat 500 pantalla

¿Es el Fiat 500 un coche sensato? Pues dependerá de la persona que lo vaya a comprar. Si quieres un coche urbano, barato, para ir de un punto a otro de la ciudad y la estética te importa más bien poco pero quieres aprovechar el espacio, el 500 no es precisamente tu coche. Ahí son mejores productos los Kia Picanto, Hyundai i10 o Toyota Aygo, por ejemplo. Otro modelo a considerar podría ser el Suzuki Ignis, también con etiqueta Eco por su sistema micro híbrido.

Artículo relacionado:
Prueba Suzuki Ignis 1.2 Mild Hybrid 4×4 AllGrip 83 CV GLX

Pero si te gusta “presumir”, apenas vas a utilizar los asientos posteriores y no te importa desembolsar algo más de dinero en favor de una estética atractiva, probablemente el Fiat 500 sí case con tu personalidad. Eso sí, el precio de acceso a la gama es de 16.500 euros, que se quedan en unos 10.770 con descuentos y promociones. Más abajo tenéis todos los precios actuales del configurador.

Precios Fiat 500

Motor Cambio Acabado Precio
Motor Cambio Acabado Precio
Hybrid 70 CV Manual Cult 10.771 €
Hybrid 70 CV Manual Connect 13.239 €
Hybrid 70 CV Manual Dolcevitta 13.816 €
Hybrid 70 CV Manual Sport 14.682 €
Hybrid 70 CV Manual Red 14.641 €

Opinión del editor

Fiat 500
  • Valoración del editor
  • Puntuación 3.5 estrellas
10.771 a 14.682
  • 60%

  • Fiat 500
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación:
  • Diseño exterior
    Editor: 95%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 75%
  • Plazas delanteras
    Editor: 50%
  • Plazas traseras
    Editor: 35%
  • Maletero
    Editor: 40%
  • Mecánica
    Editor: 60%
  • Consumos
    Editor: 85%
  • Confort
    Editor: 70%
  • Precio
    Editor: 60%

Pros

  • Diseño exterior
  • Sencillez de manejo en ciudad
  • Consumos muy ajustados

Contras

  • Precio elevado sin promociones
  • Solvencia del motor en carretera
  • Plazas traseras y maletero

Galería Fiat 500


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)