Rolls Royce Wraith

Desde 340.176euros
  • Carrocería Coupé
  • Puertas 2
  • Plazas 4
  • Potencia 632 cv
  • Consumo 14 l/100km
  • Maletero 470 litros
  • Valoración 4,6

Rolls-Royce lleva más de 100 años produciendo algunos de los coches más ilustres del mundo. Los de Goodwood se han labrado una merecida fama de calidad y lujo. Su artesanía se centra principalmente en berlinas de gran tamaño con pocos indicios deportivos. El Rolls-Royce Wraith es el modelo más prestacional de la casa, y por lo tanto el más deportivo de todos los que se ofrecen.

La denominación Wraith fue una de las primeras en emplearse en la casa, más concretamente en los años 1938 y 1939. Por supuesto esas primeras unidades se caracterizaban por su línea coupé, filosofía que mantiene la edición actual. En 2003 Rolls-Royce pasó a formar parte del Grupo BMW. Desde entonces la marca inglesa vive una segunda juventud gracias al lanzamiento de nuevos y variados modelos que se extienden más allá del afamado Rolls-Royce Phantom.

El relanzamiento comercial del Rolls-Royce Wraith se hace patente en el año 2013. Desde entonces es considerado como el modelo más deportivo y prestacional de la casa, aunque solo sea por los valores de rendimiento que aporta. Desde entonces el coupé deportivo apenas ha sufrido variaciones, convirtiéndose en estos años en uno de los productos más comercializados de la firma. Su denominación comercial proviene de una palabra escocesa que significa «imagen de un fantasma o espíritu».

Características técnicas del Rolls-Royce Wraith

Rolls Royce Wraith

Las condiciones particulares de cada modelo de Rolls-Royce provoca que los desarrollos sean muy específicos. En este caso en particular, el Wraith se apoya sobre la misma plataforma empleada en el Rolls-Royce Ghost. Se trata de una arquitectura profundamente cambiada con respecto a la empleada en el BMW Serie 7 de quinta generación (2008-20016).

Según los ingenieros ingleses, tan solo conserva un 20% de la plataforma alemana. Unos cambios profundos necesarios para adaptarse a las dimensiones y características del modelo inglés. El tamaño del Wraith no es nada discreto, pudiendo ubicarlo dentro del segmento F. 5,27 metros de largo, 1,95 metros de ancho y 1,51 metros de largo, para una batalla que alcanza los 3,11 metros.

Esta distancia entre ejes se ofrece en una única carrocería con dos puertas y cuatro asientos. Dos filas en posición 2+2 que permite que los ocupantes posteriores viajen con mucho confort y un generoso espacio para piernas y cabeza. En lo que se refiere a capacidad de carga, el Rolls-Royce Wraith ofrece un maletero con 470 litros de capacidad. Cifra que no puede incrementarse ya que la banqueta posterior es fija.

Gama mecánica y cajas de cambio Rolls-Royce Wraith

Rolls Royce Wraith

Aunque las nuevas y más actuales normativas europeas exigen límites de emisiones cada vez más restrictivos, Rolls-Royce no hace caso de ellas y prescinde en toda su gama de alternativas electrificadas. La gama mecánica del Wraith gira en torno a un único tren propulsor, que a diferencia del de sus hermanos no cuenta con la clásica configuración inglesa de 6,75 litros.

En su lugar el vano motor está ocupado por un gran bloque de origen alemán, manufacturado por BMW. Un motor de 12 cilindros en uve con 6.592 centímetros cúbicos fabricado íntegramente en aluminio. Desarrolla una potencia máxima de 632 caballos a 5.600 revoluciones y un par motor máximo de 800 Nm entre las 1.500 y las 5.500 vueltas.

A pesar de los excelentes datos prestacionales, el elevado peso del Rolls-Royce Wraith limita sus capacidades dinámicas. Sus casi 2,5 toneladas de peso provocan que la potencia no se transmita al asfalto de la misma forma que un deportivo de similares características. Acoplado al motor encontramos una transmisión automática ZF de tipo convertidor de par con ocho velocidades que envía toda la fuerza al eje posterior.

Equipamiento del Rolls-Royce Wraith

Rolls Royce Wraith

Donde Rolls-Royce demuestra su condición de lujo es la hora de componer el interior de sus modelos. Incluso hoy en día la fabricación se sigue realizando con técnicas artesanales de procesado manual. El Wraith ofrece un habitáculo difícilmente igualable con materiales exclusivos como el cuero de las mejores vacas y las maderas más exóticas del mundo.

Como tal no se ofrece una gama de equipamientos fracturada en diferentes niveles. La máxima carga tecnológica se ofrece desde el primer momento, y es el cliente el que aporta su propio toque personal a cada modelo. Las opciones de personalización son infinitas, tanto en materiales como en acabados y pinturas. Esto hace que no haya dos Rolls-Royce Wraith exactamente iguales circulando por la carretera.

En cuanto a equipamiento, el coupé deportivo achaca un claro problema de obsolescencia. Desde 2013 apenas ha recibido actualizaciones, y eso se deja notar en una carga de sistemas que se ha quedado atrás con respecto a otros modelos. Sin embargo, su enfoque se centra no solo en la tecnología, también en el estatus, la imagen y las circunstancias que rodean la mujer alada que corona la colonial parrilla delantera.

El Rolls-Royce Wraith en vídeo

El Rolls-Royce Wraith de Km 0 y segunda mano

Al igual que ocurre con otros modelos de la casa inglesa, las unidades disponibles de KM 0 y semi nuevas del Rolls-Royce Wraith son limitadas en nuestro país. A ello hay que añadir que al tratarse de un gran coupé de representación su difusión es menor, por lo que el número de unidades es muy bajo. Todo ello nos deja con una depreciación media del 17,5% para el deportivo inglés, una de las más bajas del mercado en general, y por lo tanto una de las mejores de su categoría.

Las pocas unidades existentes ofrecen kilometrajes muy bajos, y un alto grado de personalización, ya que es lo que demanda el cliente típico de la casa. Si echamos un vistazo al canal de segunda mano vemos los precios arrancan en cantidades próximas a los 260 mil euros para unidades de 2015. El mercado de Km 0 es inexistente, primero por la longevidad del modelo, y segundo por la poca producción que presenta actualmente.

Rivales del Rolls-Royce Wraith

Rolls Royce Wraith

Como cualquier otro producto de Rolls-Royce el Wraith es difícilmente comparable a cualquier otro deportivo del mercado. Aunque deportivos de lujo hay muchos, más caros y más rápidos, pocos son capaces de igualar la imagen que proyecta un producto de Goodwood. Por potencia podemos nombrar rivales como el McLaren GT, Bentley Continental GT, Aston Martin DB11, Mercedes Clase S Coupé, BMW M8 o Ferrari Roma, entre otros. Aunque sus potencias sean similares, las características propias y la calidad de ejecución del Wraith no se pueden igualar. Aunque resulte el peor en prestaciones o capacidades dinámicas.

A destacar

  • Imagen y exclusividad
  • Posibilidades de personalización
  • Calidad de fabricación y ejecución

A mejorar

  • Habitabilidad y capacidad de maletero
  • Precio elevado
  • Comportamiento dinámico lastrado por un elevado peso

Precios del Rolls-Royce Wraith

A la hora de fijar precios para el Wraith, hay que tener en consideración la imagen y el estatus que aporta un producto de Rolls-Royce. Teniendo esto en cuenta, el Rolls-Royce Wraith tiene un precio de venta de 257.000 euros. Se trata de una cifra estimativa y aproximada ya que con las infinitas posibilidades de configuración y personalización el precio puede cambiar mucho. En este caso en particular, la cifra final de venta vendrá determinada por la imaginación de cada cliente y el tamaño de su cartera.

Galería de fotos del Rolls Royce Wraith

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.