Comparativa BMW Serie 1 VS Mercedes Clase A

Comparativa BMW Serie 1 Vs Mercedes Clase A

Si te estás planteando la compra de un coche nuevo, el segmento C, el de los compactos, es el que mejor cumple cuando queremos un coche para todo. Es un tamaño en el que tenemos una relativa agilidad para el día a día y los trayectos urbanos, pero que también cumple satisfactoriamente a la hora de realizar un viaje de vacaciones. Si buscas un modelo de cierta calidad, tecnología e imagen, los BMW Serie 1 y Mercedes Clase A son dos alternativas que tienes que valorar.

Hay muchos modelos generalistas a un precio competitivo. Obviamente, cuando hablamos del Serie 1 y el Clase A, hablamos de compactos premium. Serán más caros que un Renault Mégane o un Hyundai i30, por ejemplo, pero también tendremos más distinción y, a priori, más calidad. En este artículo hacemos una comparativa de los BMW Serie 1 y Mercedes Clase A, dos compactos premium que recientemente han estrenado nueva generación. ¿Cuál es mejor?

Diseño exterior

Cuando hablamos de diseño, los gustos personales tienen mucho peso. Es por ello que no me gusta pronunciarme demasiado en este aspecto. Sin embargo, en el caso de estos dos protagonistas es importante destacar el cambio de tendencia en cuanto a carácter visual se refiere.

Por otro lado, son dos modelos compactos premium, por lo que tanto BMW como Mercedes nos ofrecen muchas líneas de acabado y opciones de personalización. Poco tiene que ver un BMW Serie 1 en acabado M Sport comparado con el acabado base o con otro más enfocado a una imagen elegante. De igual modo, un Mercedes Clase A cambia muchísimo su apariencia de una terminación básica a otra con el kit AMG.

Como decía, si los comparamos con las generaciones predecesoras, hay un claro cambio de tendencia. El BMW Serie 1 siempre ha sido un compacto de apariencia muy deportiva. Ahora, con la llegada de esta tercera generación ha suavizado su carácter. Ya no tiene un enfoque hacia un público tan juvenil como antes, sino que es mucho más variado. Puedes ver tanto a un joven de 22 años como a un adulto de 60 al volante de este modelo, y no te vas a extrañar ni por uno ni por otro.

Por su parte, las dos primeras generaciones del Mercedes Clase A estaban enfocadas más bien a personas mayores. Con la llegada de la tercera generación todo cambió, siendo un compacto de estética muy dinámica. En el modelo actual (cuarta generación) se mantiene esa apuesta más juvenil pero, como en el BMW, es un coche que queda bien a personas de cualquier rango de edad. Es decir, ambos tienen un abanico de clientes muy amplio. Sin duda, es una apuesta sobre seguro.

Personalmente, y aunque gusten a personas de cualquier edad, creo que el Clase A tiene un diseño exterior algo más agresivo que el Serie 1. De todos modos, ese carácter estético puede cambiarse a la hora de configurar el coche con los paquetes exteriores, colores y llantas a elegir. No son precisamente pocas las alternativas que tenemos a nuestra disposición en ese sentido.

Diseño interior, tecnología y calidades

Interior BMW Serie 1

Seguimos con la comparativa entre el Serie 1 y el Clase A, dos compactos premium. Ahora nos vamos al interior de los BMW Serie 1 y Mercedes-Benz Clase A. Es momento de analizar la calidad, la tecnología y el ambiente que “se respira” en estos alemanes. Ni que decir tiene que las pantallas y el infoentretenimiento han aterrizado de lleno en ambos.

Si nos situamos en el puesto de conducción, tanto el BMW como el Mercedes pueden tener una gran pantalla digital que hace las veces de cuadro de instrumentos. Es lo que todos conocemos como cuadre de instrumentos digital. Eso sí, los diseños del salpicadero son bastante diferentes.

Empezando por las pantallas, el Serie 1 separa claramente el cuadro de instrumentos de la pantalla central. El cuadro se ve bien, aunque no tiene grandes posibilidades de personalización. Prácticamente solo cambia de color en función del modo de conducción seleccionado. En su zona central se proyecta el mapa de navegación, pero no brilla por una especial calidad de imagen o visibilidad.

La pantalla central del salpicadero me gusta más. Se puede manejar tanto de forma táctil como mediante el mando iDrive del túnel central y los botones que lo rodean. La estructura de los menús está muy bien organizada, la calidad de imagen es muy elevada, es agradable al tacto y la cámara de marcha atrás se ve muy bien. Además, es intuitivo y los gráficos e informaciones son fáciles de interpretar. El tamaño es de 10,25 pulgadas en el tope de gama.

Interior del Mercedes Clase A

Por su parte, el Mercedes Clase A apuesta por el sistema de infoentretenimiento MBUX, un asistente personal que está llegando a todos los modelos de la marca. Como podéis ver en las imágenes, prácticamente es una pantalla doble, pues el cuadro digital y la pantalla central están juntas. Pantalla corrida lo denominan.

El cuadro de instrumentos es más personalizable y puede mostrar más informaciones a la vez. Sin embargo, tiene bastantes botones para manejar las distintas funciones desde el volante y a mí, personalmente, me cuesta adaptarme. Tardo en tener controlado para qué sirve cada botón del volante, y eso no es buena señal. Para una persona que no se lleve muy bien con la tecnología -una persona mayor, por ejemplo-, puede que tarde mucho en familiarizarse con todos los botones del volante y funciones del cuadro.

La pantalla de infoentretenimiento del Mercedes, como en el Serie 1, puede manejarse de forma táctil o bien con la mano derecha desde un mando y otros botones ubicados en la consola central. Su calidad de imagen es muy buena, pero me parece que la estructura de menús es más lógica y sencilla de aprender en el caso del BMW. El tamaño también es de 10,25 pulgadas.

Como en el exterior, las opciones de personalización del habitáculo en cuanto a tapicerías, colores y asientos es bastante variada.

Hablemos de calidades. Estamos en dos coches premium, y eso se tiene que notar mucho en el interior. Siempre se ha dicho que BMW utilizaba demasiados materiales plásticos y que no brillaba por calidad, mientras que Mercedes ha sido la bandera del lujo y el buen hacer sobre ruedas. Mucho me temo que las cosas han cambiado en los últimos años.

El BMW Serie 1 tiene una gran calidad de construcción en todos los sentidos, con materiales bien seleccionados. No se notan imperfecciones al pasar la mano por ninguna pieza del habitáculo y la mayoría de los elementos son mullidos. Se respira mucha calidad y no hay ni rastro de “grillos”. También se nota en el aro del volante, en los tapizados de las puertas e incluso en el momento de accionar el mando de intermitente. La verdad es que el Serie 1 ha mejorado mucho en este sentido.

No podemos decir lo mismo del Mercedes Clase A. La marca de la estrella ha apostado por un interior muy tecnológico y llamativo en sus últimos coches, con muchas lucecitas y pantallas. Sin embargo, a la hora de tocar el salpicadero, se nota que en ese sentido han ahorrado bastante. Mercedes recurre a muchos plásticos duros, intentando vender una mayor calidad con el famoso piano black, pero sinceramente no están a la altura de lo que se suele esperar.

Más allá de que sean materiales duros o mullidos, no es la primera vez que notamos ciertos “grillos” en la zona del salpicadero o, sobre todo, en las puertas en coches de la gama compacta de Mercedes. Incluso también lo hemos percibido, aunque en menor medida, en clases superiores. En el apartado de impresión de calidad, el BMW gana con diferencia.

Dimensiones exteriores y espacio interior

BMW Serie 1 lateral

Mercedes Clase A lateral

Longitud Anchura Altura Batalla
Longitud Anchura Altura Batalla
BMW Serie 1 4.319 mm 1.799 mm 1.434 mm 2.670 mm
Mercedes Clase A 4.419 mm 1.796 mm 1.440 mm 2.729 mm

Echando un vistazo a la tabla superior podemos ver que el Mercedes Clase A es ligeramente más grande que el BMW Serie 1. El de la marca de la estrella de tres puntas es 8 centímetros más largo y tiene una distancia entre ejes de casi 6 centímetros más. Las cotas de anchura y altura son prácticamente idénticas.

Como es habitual en esta categoría, las plazas delanteras son suficientemente espaciosas para que dos adultos relativamente altos puedan viajar con comodidad y sin sentirse agobiados. Eso sí, la consola central es algo más voluminosa en el Clase A, por lo que tenemos una ligera sensación de mayor espacio en el Serie 1. En cualquier caso, la diferencia es mínima.

Ni el Mercedes ni el BMW son los coches con mejor acceso para las plazas traseras, pues el marco superior de la carrocería está más abajo que en otros coches del segmento C. Una vez dentro, tampoco es que sean lo más espacioso en estas plazas traseras.

Los dos coches son muy parecidos en cuanto a espacio del habitáculo. Cuatro adultos de talla media (entre 1,75 y 1,80 metros de altura) pueden viajar con relativa comodidad. No llegarán a rozar con la cabeza en el techo ni con las rodillas en el respaldo delantero, pero tampoco sobra demasiado espacio. Puede haber algo de sensación de estrechura porque la superficie acristalada no es muy grande, ni en el BMW ni el Mercedes. El Serie 1 tiene algo más de espacio para las piernas, mientras que el Clase A mejor espacio para la cabeza. En cualquier caso, las diferencias no son grandes.

Por otro lado, la plaza central es más dura y estrecha, alojando un reposabrazos central en el respaldo. Como es normal en la mayoría de compactos, si se usan las tres plazas traseras, todos los ocupantes de esta segunda fila irán incómodos. Por tanto, mejor utilizar la plaza central trasera solo en situaciones puntuales. Plantearse un largo viaje con cinco personas no es muy recomendable.

Comparemos los maleteros

Maletero del BMW Serie 1

Maletero del Mercedes Clase A

La diferencia en volumen del maletero no es determinante. En sus relevos generacionales han incrementado el espacio de carga, estando ahora en la media del segmento en ambos casos. El BMW Serie 1 cubica 380 litros, mientras que el Mercedes Clase A ofrece 370 litros. En los dos modelos se pueden abatir los respaldos de los asientos para ampliar el volumen de carga.

Oferta de carrocerías

Si hablamos de carrocerías, ninguno de los dos se ofrece en versión de 3 puertas. Solo están disponibles en carrocería de 5 puertas. Sin embargo, BMW cuenta con un Serie 2 Gran Coupé, que viene a ser el “hermano sedán” del Serie 1; mientras que Mercedes nos ofrecen el Clase A Sedán, que es de cuatro puertas, y también el Mercedes CLA, que tiene un estilo más coupé. No existen -ni se esperan- carrocerías familiares tipo “ranchera” en ninguno de los dos casos.

Artículo relacionado:
Prueba Mercedes Clase A Sedán: A 200 (163 CV) y A 180 d (116 CV)

Oferta de mecánicas

Respecto a la oferta de motorizaciones y mecánicas, todos los BMW Serie 1 y Mercedes Clase A recurren a la sobrealimentación por turbo, habiendo motores de tres y cuatro cilindros en el BMW y solo de cuatro cilindros en el Mercedes. En ninguno de los dos hay versiones de seis cilindros. El Clase A cuenta con una versión híbrida enchufable denominada A 250e. Se espera que pronto llegue una variante similar al compacto de BMW.

Como sabéis, el BMW Serie 1 ahora es de tracción delantera, recurriendo a motores transversales. Anteriormente, el modelo bávaro tenía motores longitudinales y propulsión trasera. Tanto el BMW como el Mercedes son de tracción delantera con motores transversales, disfrutando de versiones con tracción a las cuatro ruedas. Hay versiones con cambio manual y otras con transmisión automática.

Si hablamos de versiones deportivas, el BMW M135i xDrive es el tope de gama del compacto bávaro, recurriendo a un motor 2.0 litros de 306 CV, cambio automático y tracción integral. En el caso del Mercedes, están disponibles dos variantes con sello AMG. Por un lado aparece el AMG A 35 y, por otro, el AMG A 45 S. El A 35 desarrolla 306 CV y el Mercedes-AMG A 45 S llega a los 421 CV.

BMW M135i

Mercedes-AMG A 45

Motorizaciones BMW Serie 1

Denominación Nº cilindros Cilindrada Potencia Par Motor Consumo homologado
Denominación Nº cilindros Cilindrada Potencia Par Motor Consumo homologado
118i 3 cilindros 1.5 litros 140 CV 220 Nm 5.7 l/100 km
M135i xDrive 4 cilindros 2.0 litros 306 CV 450 Nm 7.1 l/100 km
116d 3 cilindros 1.5 litros 116 CV 270 Nm 4.2 l/100 km
118d 4 cilindros 2.0 litros 150 CV 350 Nm 4.4 l/100 km
120d 4 cilindros 2.0 litros 190 CV 400 Nm 4.7 l/100 km

Motorizaciones Mercedes Clase A

Denominación Nº cilindros Cilindrada Potencia Par Motor Consumo homologado
Denominación Nº cilindros Cilindrada Potencia Par Motor Consumo homologado
A 180 4 cilindros 1.33 litros 136 CV 200 Nm 5.9 l/100 km
A 200 4 cilindros 1.33 litros 163 CV 250 Nm 5.9 l/100 km
A 250 4 cilindros 2.0 litros 224 CV 350 Nm 7 l/100 km
AMG A 35 4 cilindros 2.0 litros 306 CV 400 Nm 7.9 l/100 km
AMG A 45 S 4 cilindros 2.0 litros 421 CV 500 Nm 8.6 l/100 km
A 180d 4 cilindros 1.5 litros 116 CV 260 Nm 4.6 l/100 km
A 200d 4 cilindros 2.0 litros 150 CV 320 Nm 4.8 l/100 km
A 220d 4 cilindros 2.0 litros 190 CV 400 Nm 4.9 l/100 km

Comportamiento dinámico

Ahora es el momento de hablar de las impresiones de conducción. Pocas son las sorpresas que nos hemos llevado al probar uno y otro coche. El que más ha cambiado respecto al modelo anteriores es el BMW Serie 1 porque, como ya citábamos más arriba, ha dejado de lado la propulsión trasera y ahora es un compacto de tracción delantera. En una conducción normal y tranquila pasa casi desapercibido al 100 %, notándose solo a ritmo muy elevado y, especialmente, al acelerar fuerte saliendo de una curva.

En nuestro caso, las versiones mecánicas que hemos conducido son bastante lógicas y racionales, es decir, variantes que la mayoría de clientes de estos modelos se plantearían. Hace unas semanas probamos el BMW Serie 1 en versión 118i (1.5 litros gasolina de 140 CV), mientras que el Mercedes Clase A lo conduje tiempo atrás en su versión mecánica A 200 (1.33 litros gasolina de 163 CV). Posteriormente también lo probamos en versión 180d (diésel de 116 CV).

Artículo relacionado:
Prueba BMW Serie 1 M Sport 118i 140 CV Steptronic 7v
Artículo relacionado:
Prueba Mercedes-Benz Clase A AMG Line A 200 7G-DCT 163 CV
Artículo relacionado:
Prueba Mercedes-Benz Clase A 180d: Nueva generación, más tecnología

Tanto el BMW 118i como el Mercedes-Benz A 200 tienen motores muy suaves y con buena entrega de par desde muy bajas vueltas. Algo que logran gracias al uso de la sobrealimentación por turbo. No son mecánicas excitantes en cuanto a sensaciones al volante se refiere. Normalmente trabajarán a bajas revoluciones, pues su par motor les permite mover al coche con soltura sin necesidad de subir a la parte alta del cuentavueltas para “buscar caballos”.

BMW Serie 1 dinámica

Mercedes-Benz Clase A dinámica

Solo en aceleraciones fuertes como a la hora de adelantar en una vía secundaria merecerá la pena que el motor suba algo más de vueltas y garantizar una mayor solvencia. De hecho, con el cambio automático, en una conducción tranquila no es habitual que suba más allá de las 3.000 rpm.

Las cajas de cambios automáticas de los dos compactos alemanes tienen una configuración conservadora, primando la suavidad pero sin llegar a ser lentas a la hora de subir marchas. Además, tienden a escoger una relación de cambio larga.

En el caso del 118i, el motor es un tres cilindros. BMW ha cuidado mucho el refinamiento de esta mecánica y, a no ser que prestemos mucha atención en determinados momentos, es difícil notar que no es un tetracilíndrico. Además, el aislamiento acústico es muy bueno en todos los sentidos en el caso del Serie 1, tanto por rodadura como por aerodinámica y, por supuesto, de mecánica.

El A 200 de Mercedes también destaca por un funcionamiento muy suave y con suficiente empuje en bajas y medias vueltas como para evitar subirlo a la zona alta del tacómetro salvo en contadas ocasiones. Igualmente es muy silencioso y la caja de cambios funciona suavemente, siendo bastante inteligente a la hora de seleccionar la relación adecuada. Eso sí, al acelerar a fondo, parece tardar ligeramente más en bajar unas cuantas marchas en pocos instantes.

En el caso del Mercedes A 180d, la versión diésel, se nota que es un motor más ruidoso. Lógicamente, los propulsores de gasóleo no son tan silenciosos como los de gasolina. Este ruido se aprecia en el habitáculo, sobre todo en frío y en aceleraciones relativamente fuertes. No es que sea un nivel de ruido muy alto, ni mucho menos, pero tratándose de un coche de esta marca y precio, podría estar algo mejor aislado. En aerodinámica también me ha parecido algo más silencioso el BMW, pero la diferencia es muy leve.

Respecto a las suspensiones, hemos probado el BMW Serie 1 con el paquete M Sport y el Mercedes Clase A con la terminación AMG. Esto significa que hemos llevado llantas de grandes dimensione y neumáticos de bajo perfil, así como una suspensión más dura que las de origen. En ambos casos las inercias estaban muy bien contenidas, pero no es menos cierto que en el BMW es más rígida que el Mercedes.

En conducción deportiva sobre asfaltos en buen estado se agradece, pero teniendo en cuenta que no son versiones deportivas, considero que es más acertado el tarado de la del Clase A. La del 118i M Sport no llega a ser incómoda, pero sí se aprecian más los baches y ondulaciones. Por cierto, los dos coches pueden llevar suspensión adaptativa.

En resumen, tanto el BMW Serie 1 118i como el Mercedes Clase A en versión A 200 son coches que no tienen unas prestaciones muy elevadas, pero sí suficientes para que sean coches solventes en todo tipo de situaciones cotidianas y, por supuesto, para viajar. Te permiten adelantar e incorporarte con facilidad y trabajan de forma muy suave y confortable. Bajo mi punto de vista, muy buenas opciones. Además, una vez en carretera, son coches bien aislados y con mucho aplomo, permitiendo conducir a alta velocidad con bastante sensación de control y seguridad.

Sistemas de seguridad

El BMW Serie 1 y el Mercedes Clase A son modelos premium y que han llegado al mercado hace muy poco tiempo. Por ello, cuentan con un gran elenco de sistemas de seguridad activa y asistentes a la conducción. Eso sí, dependerá del dinero que deseemos invertir, porque no todos son de serie. Ambas marcas comercializan algunos sistemas de forma independiente, aunque nos podemos beneficiar de un precio más asequible adquiriendo algunos paquetes específicos.

El BMW Serie 1 y el Mercedes Clase A pueden contar control de crucero adaptativo, limitador de velocidad, frenada de emergencia automática con detección de peatones, faros de LED adaptativos, luces largas automáticas, sensor de lluvia, control de ángulo muerto, cámara de marcha atrás, cámara de 360 grados, aparcamiento asistido, alerta de salida involuntaria de carril con control sobre la dirección, reconocimiento de señales de tráfico y detector de fatiga entre otros.

Resultados EuroNCAP

La seguridad es un tema de gran importancia a la hora de adquirir un coche nuevo. Por fortuna, en los test de choque EuroNCAP tanto el BMW Serie 1 como el Mercedes Clase A han logrado las cinco estrellas. A continuación os dejamos las puntuaciones en cada apartado:

BMW Serie 1 Mercedes Clase A
BMW Serie 1 Mercedes Clase A
Ocupante adulto 83 % 96 %
Ocupante infantil 87 % 91 %
Peatones 76 % 92 %
Seguridad activa 72 % 75 %

Aunque los dos modelos premium del segmento C han logrado las perseguidas 5 estrellas EuroNCAP, como se puede apreciar en la tabla superior, el Mercedes Clase A tiene unas puntuaciones de seguridad de serie mejores que las del BMW Serie 1 en los cuatro ámbitos evaluados, que son: protección para ocupantes adultos, para ocupantes infantiles, protección para peatones en caso de atropello y el nivel de sistemas de seguridad activa de serie.

Hablemos de precios

Llega el momento de hablar de precios. Los dos coches tienen amplias posibilidades de configuración en cuanto a sus mecánicas, así que vamos a evaluar cuál es el precio de las versiones de acceso y, después, por cuánto nos saldrían dos unidades de motorizaciones y equipamiento medio y similar entre ambos. Estos precios son sacados directamente del configurador de las respectivas marcas en España.

El BMW Serie 1 tiene un precio de partida de 28.800 euros para un acabado de serie y el motor 118i de 140 CV con cambio manual. Por su parte, el Mercedes Clase A sin extras y el propulsor A 180 de 136 CV con cambio manual arranca en los 29.415 euros, aunque el de la estrella viene ligeramente mejor equipado.

Considerando que ambas mecánicas son suficientemente solventes para el uso diario de un coche de este tipo, pasemos a escoger algunos opcionales interesantes y veamos cuál es el precio final de cada uno. Eso sí, los configuraremos con transmisión automática, que tiene más lógica. También intentaremos que el equipamiento sea parejo en los dos coches, centrándonos especialmente en seguridad y asistentes, pero también en el confort y en conectividad.

Empezando por el BMW 118i, el precio de configuración de una unidad que consideramos “lógica” (con algunos extras que merecen la pena) es de 37.365 euros. Hemos añadido los siguientes opcionales:

  • Acabado Advantage
  • Parking Assistant
  • Carga inalámbrica para el smartphone
  • Control de crucero adaptativo
  • Acceso confort
  • Faros de LED adaptativos
  • Connected Package Professional
  • BMW Live Cockpit (con cuadro de instrumentos digital)

En el caso del Mercedes Clase A 180 configurador a nuestro gusto, hemos obtenido un precio de configurador de 36.633 euros. Los principales añadidos son los siguientes:

  • Paquete Advantage
  • Sistema de carga inalámbrica para smartphones
  • Cuadro de instrumentos completamente digital
  • Integración de Apple CarPlay y Android Auto
  • Control de ángulo muerto
  • Sistema Pre-Safe
  • Control de crucero adaptativo (Distronic)
  • Acceso y arranque sin llave

Conclusiones

Mando iDrive BMW Serie 1

Como habéis visto durante todo esta comparativa, el BMW Serie 1 y el Mercedes Clase A son coches parecidos en muchos sentidos. Son dos compactos premium que pueden ir muy bien equipados, que tienen una amplia posibilidad de personalización, que disfrutan de una gran gama mecánica y que pueden contar con muchos sistemas de seguridad. Además, los dos tienen 5 estrellas EuroNCAP.

A nivel de comportamiento ya no hay tanta diferencia como antes, sobre todo a la hora de conducir de forma normal; sin pretensiones deportivas. Estéticamente son coches distintos, pero muy parecidos en otros detalles antes citados, como la habitabilidad interior o la capacidad del maletero. Eso sí, también tienen en común que, con poco que añadamos extras, es fácil aumentar en varios miles de euros el precio final.

Prueba Mercedes-Benz Clase A 180d
Prueba Mercedes-Benz Clase A 180d
BMW Serie 1 118i M Sport 140 CV
BMW Serie 1 118i M Sport 140 CV
Puntuación 4 estrellasPuntuación 4 estrellas
28.800 a 48.55028.800 a 51.700
  • Diseño exterior
    Editor: 75%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 85%
  • Plazas delanteras
    Editor: 80%
  • Plazas traseras
    Editor: 85%
  • Maletero
    Editor: 80%
  • Mecánica
    Editor: 75%
  • Consumos
    Editor: 90%
  • Confort
    Editor: 80%
  • Precio
    Editor: 70%
  • Diseño exterior
    Editor: 65%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 90%
  • Plazas delanteras
    Editor: 80%
  • Plazas traseras
    Editor: 75%
  • Maletero
    Editor: 75%
  • Mecánica
    Editor: 85%
  • Consumos
    Editor: 75%
  • Confort
    Editor: 70%
  • Precio
    Editor: 65%

Otros rivales

Desde hace años, el segmento C premium está compuesto por el famoso trío alemán: Audi A3, BMW Serie 1 y Mercedes-Benz Clase A. El compacto de los cuatro aros lanzará muy pronto al mercado su relevo generacional, llegando a los concesionarios probablemente tras el próximo verano.

Sin embargo, un cliente que piense en alguno de estos tres modelos también puede plantearse la compra de un Volkswagen Golf. El Golf es un coche algo más económico y que, por norma general, cumple muy bien en todos los aspectos. Tiene buena calidad de construcción, mucha tecnología, más habitabilidad que el Serie 1 y el Clase A, es confortable y, sobre todo, tiene una muy buena reputación en el mercado.

Artículo relacionado:
Nuevo Volkswagen Golf Mk8, todo lo que debes saber

En resumen

Puntos positivos BMW Serie 1

  • Calidad interior
  • Tecnología más intuitiva

Puntos negativos BMW Serie 1

  • Diseño exterior menos dinámico
  • Ha perdido algo de carácter en su conducción, pero sigue siendo dinámica

Puntos positivos Mercedes Clase A

  • Diseño interior y exterior
  • Asistentes y tecnología

Puntos negativos Mercedes Clase A

  • Calidad de algunos materiales interiores
  • Tecnología menos sencilla de manejar

Galería BMW Serie 1

Galería Mercedes Clase A


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.