Comparativa SUV premium diésel: Audi Q5 Vs BMW X3, a examen (vídeo)

Aunque a algunos no nos guste demasiado, lo cierto es que los modelos SUV están ganando la partida a los coches más tradicionales. Fijaos, están en todas partes. Donde antes veíamos un Opel Corsa, ahora vemos un Crossland X; donde antes había un Kia Ceed, ahora hay un Sportage; quien antes buscaba un Skoda Superb, ahora busca un Kodiaq. ¡Son como una plaga! Con los fabricantes premium ha ocurrido exactamente lo mismo. Muchos de los que antes se compraban un Audi A4 o un BMW Serie 3, ahora se decantan por un Audi Q5 o un BMW X3.

Precisamente estos dos últimos, los Audi Q5 y BMW X3, acaban de pasar por nuestras manos. Son dos D-SUV premium muy consolidados en el mercado, que han sido renovados por completo hace muy poco. El Audi Q5 de nueva generación llegaba al mercado a principios de 2017, mientras que su compatriota BMW X3 hacía lo propio a finales de 2017. ¿Qué mejor forma de comprobar las virtudes de cada uno de ellos que comparándolos cara a cara? Eso hemos hecho.

Posiciones en el mercado

Dentro del segmento D-SUV, los Audi Q5 y BMW X3 no son los únicos integrantes, pues también hay otras alternativas premium como el Mercedes GLC, el Volvo XC60, el Land Rover Discovery Sport, el Jaguar F-Pace o el Alfa Romeo Stelvio. Cada uno de ellos tiene sus virtudes y sus desventajas respecto a los demás. Estos siete modelos han sumado en los primeros cinco meses del presente año más de 11.400 comercializaciones, siendo los más vendidos el Mercedes, el Audi y el BMW, en ese orden. El segmento D-SUV en total matriculó unas 26.300 unidades en ese mismo periodo de tiempo.

Con precios más asequibles, y también calidades inferiores, para este mismo segmento D-SUV tenemos, por citar algunos ejemplos, los Ford Edge, Hyundai Santa Fe, Kia Sorento, Mitsubishi Outlander, Nissan X-Trail, Peugeot 5008, Renault Koleos, Skoda Kodiaq y Volkswagen Tiguan Allspace. Algunos de ellos pueden ofrecer, como opción, una tercera fila de asientos, convirtiéndose en modelos de siete plazas.

Pero como os decíamos, en esta comparativa hemos decidido apostar por los Q5 y X3. La rivalidad entre ambas marcas lleva muchas décadas presente, con luchas intensas en prácticamente todos los segmentos, y esta es una de las categorías más disputadas entre la firma de Ingolstadt y su compatriota de Múnich.

Diésel, 190 CV, automático y tracción integral

El caso es que, poniéndonos en la piel de cualquier cliente que esté buscando un coche de estas características, un todo camino familiar de corte premium que resulte cómodo en viajes y permita alguna que otra escapada fuera del asfalto, hemos llegado a la conclusión de que mantener una de estas opciones con mecánica de gasolina puede ser complicado.

Es cierto, en gasolina son más refinados, pero el mayor par motor desde bajas vueltas y los inferiores consumos de las mecánicas diésel hacen recomendables la compra de sus versiones de gasóleo; a no ser que los costes de uso, por tener una buena cuenta corriente, no sean un problema.

El caso es que queríamos probar las variantes más vendidas de cada modelo, y así lo hemos hecho. Audi nos ha cedido un 2 litros diésel de 190 CV con cambio manual y tracción a las cuatro ruedas, y BMW… también. El Audi Q5 recurre a una caja s tronic de 7 velocidades y tracción quattro, mientras que el BMW X3 se asocia a una caja automática Steptronic con 8 relaciones prefijadas y a la tracción xDrive.

Pero no solo en esto son parejos. Casualidades del destino (o no), las cifras de rendimiento son muy similares en todos los sentidos. Fijaos: 190 CV a 3.800 rpm y 400 Nm entre 1.750 y 3.000 vueltas para el Audi Q5, y 190 CV a 4.000 rpm con un par de 400 Nm entre 1.750 y 2.500 para el BMW X3. Si te preguntas por sus consumos homologados, el Audi declara 4,9 l/100 km y el BMW tan solo una décima más. Eso homologan, aunque obtenerlos es otra historia. En cualquier caso, id acostumbrándoos a las similitudes, pues estos datos no son los únicos prácticamente idénticos que vamos a citar.

Siguiendo la línea de diseño de sus respectivas marcas

Pero paciencia, todavía no vamos a arrancar sus motores. Hablemos un poquito de su exterior. No quiero entrar en materia de diseño, pues ya conocéis muy bien cómo son cada uno y, aparte, eso es más cuestión de gustos personales. Los dos han evolucionado respecto a sus predecesores, no habiendo un cambio drástico de una generación a otra, aunque sí notable. Ambos mantienen la imagen de sus respectivas marcas. En Audi apuestan por rasgos más elegantes y tecnológicos, mientras que el BMW X3 combina elegancia y deportividad.

Dimensiones exteriores y cotas

Comparando los datos técnicos de sus carrocerías, vemos que el Audi es ligeramente más corto que el BMW; algo que será una ventaja para aquellos que tengan una plaza de garaje un tanto justa. El Q5 tiene una longitud de 4,66 metros, con 2,82 metros de batalla; mientras que el X3 mide 4,71 de largo y ofrece una batalla de 2,86 metros. ¿Se notarán esos centímetros en la habitabilidad interior? La anchura es idéntica, mientras que la altura total es muy similar.

Los ángulos inferiores de la carrocería y la altura libre al suelo “en reposo” son más ventajosos para el BMW X3, con 25,7 grados de entrada y 22,6 para la salida y 19,4 grados en ventral, además de una distancia al suelo de 20,4 cm. Sin embargo, en el Audi Q5, como en el caso de esta unidad probada, podemos equipar una suspensión neumática con dureza y altura variable y así mejorar los datos de su rival. Es un opcional caro para el de Ingolstadt -unos 2.000 euros-, por lo que si tus aventuras con el coche nunca serán fuera del asfalto, puedes prescindir de él.

Diseño interiores y sensaciones de calidad

En cuanto al diseño interior, prácticamente podemos remitirnos a lo dicho en el apartado anterior. El Q5 es claramente reconocible como un Audi por la ubicación de sus mandos y líneas generales de diseño, ocurriendo exactamente lo mismo con el X3, que “copia” a sus hermanos de la familia BMW. Un punto muy positivo para los dos es que, a diferencia de otros fabricantes, los mandos de la climatización siguen siendo físicos, dejándolos fuera de sus respectivas pantallas principales. Eso sí, en el BMW se abusa del siempre sucio negro brillante.

Ambas unidades cuentan con cuadro de instrumentos digital. El del Audi, el Virtual Cockpit, es bastante completo y con una calidad de definición sublime, mientras que el del BMW es algo más básico. Por suerte para el X3, este compensa la diferencia con un completo Head-Up Display de gran calidad que nos informa de velocidad de marcha, señales de la vía o indicaciones del navegador entre otras cosas.

En cuanto a calidades, tradicionalmente Audi siempre ha estado en un escalón por encima de BMW; y en otros modelos así lo seguimos creyendo. Vale que en este apartado también pueden influir los gustos personales de cada persona y, sobre todo, la configuración de opcionales de cada unidad; pero comparando estas dos unidades concretas, la sensación de calidad es ligeramente superior en el BMW X3 que en el Audi Q5; o al menos a mí así me lo ha parecido. También es cierto que el Audi probado tiene muchos kilómetros más que el BMW. De todos modos, la calidad percibida en ambos es muy superior a la de cualquier modelo de marca generalista.

Habitabilidad interior y maletero

Es el momento de hablar sobre uno de los aspectos que más se tiene en cuenta hoy día a la hora de comprar un coche: la habitabilidad. Los clientes cada vez son más exigentes y buscan el mayor espacio posible, tanto en el habitáculo como en el maletero. Las plazas delanteras son más que amplias para dos adultos de prácticamente cualquier talla, viajando bastante holgados tanto por anchura como por altura.

Plazas traseras del Audi Q5

Plazas traseras del BMW X3

Unos cuantos párrafos más arriba os comentábamos que el BMW X3 ganaba por unos centímetros en longitud y batalla al Audi Q5. ¿Se nota esa diferencia en las plazas traseras? Sí, pero no creemos que la diferencia sea tan grande como para decantarse por uno u otro modelo solo por este apartado a no ser que normalmente circulemos cuatro adultos de gran estatura.

El espacio para las piernas es algo mejor en el BMW, notándose esos centímetros extra de la distancia entre ejes, pero cuatro adultos con alturas de hasta 1,90 metros pueden viajar con confort en ambos coches. Si normalmente viajarán cuatro adultos de talla “normal” no debería influenciar en absoluto. En el caso de que nuestros acompañantes jueguen en la NBA, mejor optar por el BMW. Bromas aparte, cinco personas podrán viajar, pero no de forma relativamente cómoda. Las plazas centrales de estos dos coches son mucho más sufridas por las formas de los asientos, los reposabrazos que se ocultan en el respaldo y la intrusión de los prominentes túneles de transmisión.

Como curiosidad, la segunda fila del Audi Q5 se puede regular tanto en longitud como en inclinación del respaldo, lo que nos ayuda a ganar bastantes litros de espacio en el maletero cuando viajemos muy cargados, mientras que en el BMW X3 solo podemos regular la inclinación del respaldo. En ambos tenemos tomas de corriente y salidas de aire, pero solo en el BMW climatizador trizona (ajuste de temperatura y caudal de aire para las plazas traseras).

Maletero del Audi Q5

Maletero del BMW X3

Vamos con el maletero. Según los datos técnicos de cada modelo, tanto el Audi Q5 como el BMW X3 cubican 550 litros de capacidad de carga (610 litros para el Audi desplazando la banqueta hacia delante), con formas bastante aprovechables tanto en uno como en otro, argollas y huecos bajo el piso. En el caso del BMW, un bombín hidráulico ayuda a mantener el piso elevado mientras que guardamos o sacamos cualquier objeto del doble fondo. Abatiendo los asientos traseros, operación que en ambas unidades puede realizarse desde el propio maletero utilizando unos tiradores, el Q5 ofrece 1.550 litros y el X3 llega hasta los 1.600 litros.

Comportamientos dinámicos e impresiones

Y ahora sí, llega el momento de hablar del comportamiento dinámico de cada uno de ellos. Como contábamos más arriba, nuestros “compañeros de batalla” utilizan bloques 2.0 diésel, 190 CV, cifras de par idénticas, tracción a las cuatro ruedas y cambios automáticos. Pie al freno y botón de arranque.

Una potencia de 190 CV puede parecer elevada, pero lo cierto es que mover estos coches, por su peso, dimensiones y tamaño de ruedas, no es nada fácil. No nos extraña que estas dos versiones sean las más vendidas, pues son muy equilibradas. Los 190 CV mueven con suficiente soltura tanto al Audi Q5 como al BMW X3. Mecánicas de menor potencia, como las versiones diésel de 150 CV, quedarán algo justas a la hora de adelantar. Por el contrario, si quieres quedar pegado al asiento cada vez que aceleres a fondo, mejor optar por motorizaciones de mayor potencia.

Hablando de Audi y BMW, por filosofías de cada marca, es de esperar que el primero tenga un comportamiento más enfocado al confort mientras que el segundo obtenga una respuesta más dinámica. Sin embargo, para nuestra sorpresa y gracias a los modos de conducción, ambos son muy cómodos y suaves cuando escogemos un modo de conducción confortable; no habiendo grandes diferencias entre ellos. Tal vez el Audi, por su suspensión neumática opcional, filtre algo mejor los baches más suaves, habiéndonos resultado algo más tosco ante irregularidades bruscas -como resaltos-, pero el X3 aprueba con un notable alto en ese sentido.

En materia de insonorización nos encontramos con dos coches muy bien aislados. Se “cuelan” ciertos ruidos de rodadura por llevar neumáticos muy anchos, pero para notarlos debemos prestar atención a ello. Si circulamos, como suele ser habitual, con el equipo de audio encendido, quedará totalmente camuflado. Por lo demás, apenas se perciben ruidos aerodinámicos ni de los propulsores, y eso que ambos motores diésel sí dejan notar su condición de “petroleros” en el exterior. Ventajas de tener una buena cuenta corriente y poder permitirse un modelo premium.

Cuando buscamos dinamismo y activamos los modos de conducción deportivos, ambos mantienen el régimen de giro del motor más alto, reaccionan de forma más directa a nuestras demandas con el acelerador, endurecen las suspensiones para limitar las inclinaciones de la carrocería y las direcciones obtienen un mayor peso. En cualquier caso, ni por potencia ni por concepto, son coches pensados para “irse de curvas”, aunque no es menos cierto que aceptan ritmos bastante elevados. Ni que decir tiene que, en estas condiciones de uso, los consumos comienzan a elevarse notablemente.

Si a la hora de conducir suave el BMW ha sido más confortable de lo esperado, prácticamente igualándose con el Audi, a la hora de activar los modos dinámicos, el Q5 ha sido quien se ha acercado notablemente al carácter que esperábamos del X3. Tanto uno como otro contienen muy bien, más de lo esperado -aunque no tanto como un A4 o un Serie 3-, las inercias; pero en este apartado me decanto por el BMW X3. ¿El motivo? Su dirección resulta más precisa, directa y transmite algo más que en el caso del Audi. Si no fuera por ese detalle, la elección sería más complicada.

Consumos

Tras todo lo anterior, toca echar un vistazo a los registros de consumos. Combinando todo tipo de usos -carretera, ciudad y autopista- y realizando una conducción totalmente normal, el Audi Q5 se ha movido normalmente entre los 6,5 y 7 litros cada 100 kilómetros; mientras que, en el caso del BMW, con recorridos muy similares, los datos obtenidos han sido aproximadamente de 0,5 l/100 km más, es decir, entre 7 y 7,5 l/100 km. Ligeramente superiores en el BMW X3, pero la diferencia no es para nada notable.

Conclusiones

El resumen general de esta comparativa podría ser que BMW ha hecho los deberes para mantener lo que ya tenía y añadir un notable salto de confort y calidad de acabados, mientras que Audi ha mantenido sus virtudes de siempre pero, a su vez, buscando un dinamismo que antes no ofrecía. Sinceramente, si estuviera en la tesitura de elegir uno u otro modelo para comprarme, me costaría mucho decidirme. Si buscas un punto de deportividad, el BMW te lo dará, pero si sales del asfalto, la suspensión neumática del Audi te permitirá llegar más lejos.

Precios

Si los dos te gustan mucho, y viendo que son muy similares en la gran mayoría de apartados, lo lógico sería decantarse por el más barato, ¿no crees? El caso es que aquí también vuelven a aparecer las coincidencias.

Dejando a un lado estas dos unidades probadas, que vienen con decenas de elementos y sistemas opcionales, si buscamos en los configuradores de la marca las versiones menos equipadas -solo con el equipamiento de serie- asociándose a estas variantes mecánicas (diésel de 190 CV con cambio automático y tracción integral) la diferencia entre ambos es de apenas 800 euros.

El Audi Q5 2.0 TDI s tronic quattro cuesta 50.400 euros mientras que el BMW X3 xDrive20d parte de los 51.200 euros. Si empezamos a seleccionar opcionales sin demasiadas preocupaciones, como en el caso de estas unidades de prueba, el precio final puede subir un 50 % -o más- sin demasiados problemas.

Galería comparativa Audi Q5 y BMW X3

Te puede interesar

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche


Amante de todo lo que se mueva gracias a la energía de un motor y apoye en asfalto a través de neumáticos. Durante mi infancia buscaba, entre los coches estacionados, el velocímetro con la cifra de velocidad punta más alta. Por fortuna para mí, en aquellos tiempos no estaban de moda los cuadros digitales. Aprender, aprender y aprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.