Prueba Volkswagen Golf 8 1.5 eTSI 150 CV DSG7 (con vídeo)

Volkswagen Golf 8

El Volkswagen Golf es conocido por todos. Según los registros, es uno de los coches más vendidos en la historia del automóvil a nivel global, y el más vendido en Europa. Llegó al mercado hace 46 años. En Actualidad Motor hemos probado incluso su primera generación. Hace apenas unas semanas ha llegado al mercado su octava generación. ¿Será tan buen como dicen?

Para comprobarlo, nos hemos decantado por una de las mecánicas más novedosas. Durante esta última semana hemos estado probando el Volkswagen Golf 1.5 eTSI de 150 CV. Se trata de una motorización microhíbrida a 48 voltios con propulsor de gasolina y un pequeño apoyo eléctrico. Siempre se vincula al cambio de doble embrague DSG con 7 marchas. No se hable más. ¡Comenzamos!

Volkswagen Golf: Siguiendo con la tradición, el exterior solo evoluciona

El Volkswagen Golf 8 mantiene la plataforma MQB de la generación predecesora, es decir, utiliza el mismo chasis que el Golf 7. Como es habitual en Volkswagen, el nuevo Golf no cambia drásticamente respecto al modelo anterior, pero sí es cierto que aparecen notables modificaciones que nos permiten diferenciarlo rápidamente, sobre todo en el frontal.

Como podéis ver en las imágenes, la parte delantera se ha visto claramente alterada. Los faros de LED (de serie) apuestan por un nuevo diseño y el morro se encuentra en una posición más baja. Con ello se consigue reducir la resistencia aerodinámica y, por ende, bajar consumos y emisiones. También son nuevos la calandra y el paragolpes, estrenando una especie de “branquias” decorativas en la zona inferior. Debo reconocer que, al menos a mi gusto, en vivo es más atractivo que en imágenes.

Nuestra unidad equipa el sistema de iluminación IQ.Light. Los faros delanteros son matriciales con 22 módulos LED. Tanto en los faros delanteros como en los pilotos posteriores tenemos intermitentes dinámicos.

Prueba Volkswagen Golf 8 trasera

El costado es muy similar al anterior, con una gran superficie acristalada y un pilar trasero bastante voluminoso. Eso sí, en esta vista lateral se aprecia esa menor altura del frontal, así como una nueva línea de tensión a la altura de las manillas de las puertas. Como es habitual, también estrena nuevos diseños de llantas.

Por su parte, la zaga introduce un nuevo diseño en sus pilotos de LED, aunque tampoco es que sea una gran novedad ya que es heredado de otros modelos de la compañía. Sí podemos destacar el nuevo logo del Volkswagen, así como la inscripción Golf, que ahora va en el centro del portón, justo debajo del logo. Por desgracia para los que nos gustan los tubos de escape reales, en este caso están escondidos y se simulan en el paragolpes. ¡¿Por qué?!

Para rematar con el exterior, hagamos un repaso a las cotas de la carrocería. El Volkswagen Golf mkVIII mide 4.284 mm de longitud, 1.789 de anchura, 1.456 de altura y tiene una batalla de 2.636 mm. Ahora, echemos un vistazo al habitáculo.

Muchísima tecnología, pero se esperaba un punto más de calidad

Prueba Volkswagen Golf salpicadero

Pero los cambios más importantes de esta octava generación del “rey de los compactos” no está en la estética exterior, sino en la importante carga tecnológica del interior. Esto se hace notar desde que abrimos la puerta y nos sentamos en el asiento del conductor.

El nuevo Golf nos recibe con un cambio total en la disposición de su salpicadero. Ahora tenemos un cuadro de instrumentos digital de 10,25 pulgadas, que prácticamente se solapa con la pantalla central del sistema de infoentretenimiento. Esta última pantalla es táctil y de hasta 10 pulgadas en las versiones más equipadas, siendo de 8,25 en las variantes más accesibles.

Como es habitual en todos los modelos del Grupo VAG, el cuadro digital funciona de maravilla. Se ve bien y no cuesta acostumbrarse a él, aunque si no estás demasiado familiarizado con estas tecnologías deberás pasar un ratito aprendiendo sus controles. Por su parte, la pantalla central tiene una calidad de imagen, tacto y fluidez realmente buena. Además, tiene Apple CarPlay inalámbrico, pero para el Android Auto seguimos siendo esclavos del cable.

Pese a lo anterior, creo que Volkswagen ha metido la pata en el sentido de integrar casi todo en esta pantalla táctil. Son muchas las funciones, por lo que requiere de cierto tiempo de adaptación. Bajo mi punto de vista, el climatizador siempre tiene que ir fuera de las pantallas y controlarse con botones físicos.

Prueba Volkswagen Golf 8 pantalla salpicadero

En este caso podemos variar la temperatura deslizando el dedo por una superficie específica, pero la verdad es que no siempre hace lo que nosotros queremos. En muchas ocasiones se ha activado la calefacción del asiento por error cuando queríamos modificar la temperatura, algo que no hace demasiada gracia en estas fechas veraniegas. Además, para variar la velocidad del ventilador, las zonas de salida del aire o la recirculación debemos entrar en un menú específico.

Quizá una solución a esto podría ser el control por voz de la marca. Algo así como el MBUX de Mercedes; un “asistente personal”. Puedes pedir cosas como “Hola Volkswagen, tengo calor”, y ajusta la temperatura del lado desde el que se lo hayamos pedido (conductor o copiloto). Sinceramente, no es rápido ni muy práctico para gestionar el clima. Además, no llega al nivel de “inteligencia” del MBUX de Mercedes. Definitivamente, no siempre lo nuevo es mejor que lo anterior.

Las luces exteriores también se controla mediante unos mandos táctiles, a la izquierda del salpicadero. Normalmente circulamos con las luces en automático, pero si queremos activar los antinieblas o el desempañado de los cristales no es una situación que case demasiado con desviar la vista de la carretera. Personalmente, prefiero la tradicional ruleta de toda la vida, que nunca falla.

Prueba Volkswagen Golf 8 palanca cambios DSG

Siguiendo con el diseño, puede que ya os hayáis dado cuenta de la nueva palanca de cambios para las versiones con caja DSG. Fijaos que ahora tenemos un mando muy pequeño. De hecho, es similar a la utilizada en los nuevos modelos de Porsche, siendo compartida también con nuevos modelos de Audi, Seat y Skoda. A mí me gustaba más la anterior, pero en esta el control es totalmente electrónico, no hay una unión mecánica del mando con la caja.

Para rematar, la calidad. Cuando hablamos de un Golf siempre esperamos una sensación interior muy buena. En este caso tenemos materiales mullidos en toda la parte alta del salpicadero y las puertas, pero no es menos cierto que también hay abundando presencia de plástico duro. La imagen y sensación que transmite es buena, pero tal vez no veamos totalmente compensado el desembolso económico al ver tanta cantidad de plástico. Además, en la zona media se puede oír algún que otro crujido si presionamos fuerte en los bordes.

También es abundante el plástico en negro brillante, que en este caso se utiliza en todo el contorno de la pantalla central y el cuadro de instrumentos, así como en algunas de las superficies táctiles antes citadas. No es que tenga una cruzada contra este “Piano Black” pero, ¿no se dan cuenta los fabricantes de que siempre está sucio y de que se araña muy fácilmente? Y ojo, esto es así en la gran mayoría de las marcas.

Gran amplitud interior

Siempre se ha dicho que el Volkswagen Golf no tiene ningún gran punto fuerte, aunque de los mejores en las últimas generaciones es el de la habitabilidad. En este caso, como se mantiene la plataforma MQB del modelo anterior, el espacio es prácticamente calcado. No habrá problemas para personas grandes en las plazas delanteras, ni por altura ni por anchura.

Si nos vamos a los asientos traseros, el acceso es bueno. Una vez dentro, las plazas laterales son suficientemente amplias para la mayoría. Yo, con mi 1,76 de altura, tengo unos 10 centímetros de espacio para las rodillas y 7 u 8 de margen para la cabeza. Eso sí, el hueco para los pies podría estar algo más logrado, aunque tampoco es de los peores de la categoría.

La plaza central es aprovechable para trayectos cortos, pero como es habitual en la gran mayoría de coches, no es recomendable para un largo viaje con tres adultos. En el respaldo de esta plaza tenemos un reposabrazos con dos portabotellas y una trampilla de acceso al maletero para cargar objetos largos.

Además, aunque el túnel de transmisión es voluminoso y puede molestar, al menos encontramos dos salidas de aire centrales con regulación de temperatura y dos tomas USB tipo C, que siempre vienen bien. A esto hay que añadir que los asientos laterales también son calefactables y que tras los respaldos de las butacas delanteras hay un par de huecos pequeños para depositar, por ejemplo, el móvil, además de una bolsa inferior grande.

Un maletero en la media, pero muy aprovechable

Maletero del Prueba Volkswagen Golf 8

Volvemos a salir del habitáculo y nos vamos a la parte posterior. Es momento de evaluar el espacio de carga. El maletero del Volkswagen Golf cubica 380 litros, exactamente los mismos que el Golf 7. Sigue estando en la media del segmento, pero las formas son muy rectas y, por tanto, bastante aprovechables. Los tapizados son buenos y además tenemos un suelo que podemos colocar en dos alturas diferentes y un buen hueco inferior.

Gama mecánica

A día de hoy, el nuevo Golf todavía no ha traído a España todas las opciones mecánicas que utilizará. Quedan varias por llegar, además de los más atractivos Golf GTE, GTI, GTI TCR y el siempre interesante Volkswagen Golf R. Eso sí, la oferta será muy completa dentro de poco con motores de gasolina, gasolina micro híbridos, diésel, híbridos y de GNC.

Ojo, no confundir GLP con GNC. Aquí os explicamos sus diferencias.

Volkswagen Golf luz IQ Light

Si abrimos el configurador de la marca, actualmente nos deja seleccionar en gasolina los TSI de 110, 130 y 150 CV. El primero es un tricilíndrico de un litro, mientras que los otros dos tienen un bloque de 1.5 litros con cuatro cilindros. En diésel todo gira alrededor del motor 2.0 TDI, disponible actualmente con 115 y 150 CV.

La única opción microhíbrida por el momento es el 1.5 eTSI de 150 CV, pero Volkswagen ya ha confirmado que esta tecnología también llegará a las mecánicas gasolina de menor potencia. No es así con los diésel. Recordamos que estos sistemas microhíbridos reciben la etiqueta Eco de la DGT, con las ventajas que ello supone. También tendrán etiqueta Eco las futuras opciones de GNC, mientras que los híbridos enchufables contarán con le pegatina Cero.

A la última en seguridad y asistentes

Volante Volkswagen Golf 2020

Otro apartado en el que el Golf mejora notablemente es en el de asistentes a la conducción y sistemas de seguridad activa. Podemos destacar el Travel Assist, que guía el coche en autopista utilizando el control de crucero adaptativo y el control de trayectoria en el carril a velocidades de hasta 210 km/h. Eso sí, el conductor sigue teniendo las mismas responsabilidades, no olvidemos que solo es una ayuda.

Por cierto, si el conductor no actúa sobre el volante en 15 segundos, recibe un aviso luminoso y acústico, además de dar un toque al pedal de freno. Si sigue sin reaccionar, el coche se detiene automáticamente porque entiende que el conductor se ha desmayado.

No falta el control de crucero adaptativo con velocidad predictiva leyendo las señales de tráfico o el Front Assist, que avisa y freno ante situaciones de emergencia detectando incluso a peatones. También tenemos asistente de giro, suspensión adaptativa DCC o los anteriormente citados faros LED IQ. Light con 22 LED por cada faro, manteniendo las luces largas en carretera sin deslumbrar al resto de usuarios.

Al volante: Se resume en equilibrio

Prueba Volkswagen Golf 8 lateral

Pero basta de hablar de diseño y de técnica. Pasemos a la acción, a la parte divertida. Antes de nada os quiero recordar las prestaciones de esta versión probada. Este 1.5 eTSI desarrolla 150 CV a 5.000 rpm y 250 Nm entre 1.500 y 3.500 rpm. Cubre el 0 a 100 en 8,5 segundos y alcanza los 224 km/h. El consumo combinado homologado en WLTP es de 5,7 l/100 km.

Además del sistema microhíbrido, con la pequeña batería y el motor eléctrico, también cuenta con desconexión de dos de sus cuatro cilindros en situaciones de baja demanda de energía. Este sistema es totalmente imperceptible. Si te preguntas por la microhibridación, este motor eléctrico no impulsa por sí solo al coche, sino que apoya al propulsor térmico en aceleraciones, permite rodar “a vela” con el motor de gasolina apagado y permite que también aguante más tiempo apagado con el sistema de stop&start.

Según Volkswagen, estas medidas permiten ahorrar hasta un 10 % en consumo y emisiones contaminantes.

El nuevo Golf tiene un comportamiento muy similar al del modelo predecesor. Es decir, cumple de forma satisfactoria en la mayoría de situaciones. Además, como tenemos varios modos de conducción, tiene una mayor adaptación a cada circunstancia ya que modifican la respuesta del motor y de la caja de cambios, el peso de la dirección y la dureza de la suspensión mediante el chasis DCC.

Prueba Volkswagen Golf 8 frontal

En ciudad se muestra con suficiente agilidad. La caja DSG7 se lleva muy bien con este motor eTSI de 150 CV, siendo suave al salir desde parado y suficientemente rápida (aunque no instantánea) a la hora pasar de una marcha a otra. Gracias a su buena superficie acristalada y a que no es un coche muy largo, tampoco crea complicaciones a la hora de maniobrar en sitios estrechos o al aparcar.

Su suspensión es cómoda para la ciudad y a la hora de circular por carreteras con un pavimento en mal estado, pero a su vez tampoco permite unos amplios balanceos de la carrocería. En carreteras de curvas no es el coche con más tacto deportivo del segmento, pero cumple bien.

En este tipo de vías es mejor poner el modo sport para tener más feeling con el coche. La dirección gana un poquito de peso y la suspensión se endurece, aunque este último aspecto tampoco es que se aprecie de forma considerable. Si queremos ir a un ritmo muy alto, el motor empuja lo suficiente, pero se nota que el chasis puede soportar mucha más potencia con garantías. Sí, ya hay ganas de echar el guante a los GTI y R.

Pero además de todo lo anterior, es un coche con el que se puede viajar sin ningún problema. Cuatro ocupantes siempre irán mejor que cinco, pero dejando a un lado la habitabilidad y el maletero, el Golf se siente muy cómodo en autopista. Transmite una buena sensación de aplomo, estabilidad y seguridad incluso a velocidades altas.

Prueba Volkswagen Golf 8 trasera

Además, a 120 km/h tampoco transmite muchos ruidos aerodinámicos o de rodadura, aunque podría estar un punto mejor resulto este apartado. La verdad es que puedes devorar cientos de kilómetros del tirón sin fatigarte, siendo especialmente cómodos sus asientos.

Respecto al motor, no es que sea una mecánica que invite mucho a correr. Tiene una curva muy plana, mostrándose a gusto sobre todo entre las 2.000 y 4.000 rpm, que es el rango de uso más habitual. Llevarlo por encima de ese rango de rpm no aporta mucho a no ser que estemos adelantando o incorporándonos en un corto carril de aceleración.

Consumos de diésel en un 150 CV gasolina

Lo mejor de él es su suavidad y sus consumos, que son muy contenidos. En autovía a 120 km/h se conforma con apenas 5,5 l/100 km, habiendo logrado en nuestra prueba una media de solo 6,1 l/100 km. La verdad es que estos datos te hacen plantearte si realmente compensa adquirir el motor diésel. Creo que solo si realizas muchos kilómetros al año merecerá la pena.

Conclusiones y rivales

Volkswagen

¿Es el Golf un buen coche? Sin duda alguna. Es un modelo completo, equilibrado y que lo hace bien en todos los sentidos. Como siempre se ha dicho, no tiene ningún apartado perfecto, pero cumple con muy buena nota en todos ellos.

En cuanto a sus rivales, el segmento C es uno de los más variados y competitivos. Si afinamos el tiro, por calidad y tecnología, sus rivales más directos son el Mercedes Clase A, el Mazda3, el Seat León, el Audi A3 o el BMW Serie 1.  Todos ellos han recibido un relevo generacional hace poco y también cuentan con una buena carga de tecnología en todos los apartados.

Lo que sí es cierto, es que su precio es alto en comparación con otras marcas generalistas, algo que sin duda frena a muchos posibles clientes. Ya no es tan “coche del pueblo”. En el lado opuesto, viendo el precio, algunos compradores directamente dan el salto a los Clase A, Serie 1 o al primo hermano de este Golf, el A3 de Audi.

El Golf 8 parte de los 27.550 euros para la versión de acceso, que corresponde al motor tricilíndrico 1.0 TSI de 110 CV. Y si queremos optar por esta versión eTSI de 150 CV con etiqueta Eco, que obligatoriamente se asocia al cambio DSG, hablamos de una factura de 31.835 euros. No es un coche barato, pero como decía el anuncio de la propia marca “si te dicen que ese coche es como un Golf, no es un Golf”.

Artículo relacionado:
Retroprueba Volkswagen Golf Cabrio MKI, un icono sin techo

Equipamientos Volkswagen Golf

Prueba Volkswagen Golf 8 faros LED IQ Light

Life

  • Manillas de las puertas iluminadas
  • Faros delanteros y pilotos traseros de LED
  • Llantas de aleación en 16 pulgadas
  • Spoiler trasero en color de la carrocería
  • App-Connect con Wireless para Apple CarPlay
  • Asientos delanteros confort
  • Iluminación interior ambiental en 10 colores
  • Inserciones decorativas
  • Reposabrazos delantero con ajuste en altura y longitud
  • Volante y pomo del cambio en cuero
  • Retrovisores eléctricos con función memoria y calefacción
  • 2 tomas USB tipo C delante y otras 2 en las plazas traseras
  • Asistente de aviso de salida de carril
  • Front Assist
  • Bloqueo electrónico de diferencial XDS
  • Climatizador trizona Air Car Climatronic con filtro activo
  • Control de crucero adaptativo
  • Sensores de aparcamiento delanteros y traseros
  • Detector de fatiga
  • Cuadro de instrumentos digital
  • Sensores de luz y lluvia
  • Freno de estacionamiento eléctrico
  • Arranque manos libres
  • Superficie de carga inalámbrica para el móvil
  • Kit de reparación de pinchazos
  • Manejo por voz
  • Radio DAB
  • Regulación dinámica del alcance de luces
  • Reconocimiento de señales
  • Navegador Discover Media

R-Line (añade a Life)

  • Llantas de aleación de 17 pulgadas
  • Faros LED Plus
  • Parachoques diseño R-Line
  • Asientos deportivos con tapizado específico
  • Iluminación ambiental en 30 colores
  • Inserciones decorativas “Carbon Grey”
  • Volante de cuero multifunción con control táctil
  • Dirección progresiva
  • Medidas ampliadas de protección para peatones
  • Sistema de aparcamiento asistido Park Assist

Precios Volkswagen Golf

Motor Cambio Acabado Precio
Motor Cambio Acabado Precio
1.0 TSI 110 CV Manual 6v Life 27.550 €
1.5 TSI 130 CV Manual 6v Life 28.380 €
1.5 TSI 150 CV Manual 6v Life 29.220 €
1.5 eTSI 150 CV DSG7 Life 31.835 €
2.0 TDI 115 CV Manual 6v Life 30.875 €
1.5 TSI 130 CV Manual 6v R-Line 31.075 €
1.5 TSI 150 CV Manual 6v R-Line 31.900 €
1.5 eTSI 150 CV DSG7 R-Line 34.370 €
2.0 TDI 150 CV DSG7 R-Line 36.830 €

Opinión del editor

Volkswagen Golf
  • Valoración del editor
  • Puntuación 4 estrellas
27.550 a 36.830
  • 80%

  • Volkswagen Golf
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación:
  • Diseño exterior
    Editor: 70%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 70%
  • Plazas delanteras
    Editor: 80%
  • Plazas traseras
    Editor: 85%
  • Maletero
    Editor: 85%
  • Mecánica
    Editor: 90%
  • Consumos
    Editor: 95%
  • Confort
    Editor: 85%
  • Precio
    Editor: 60%

Pros

  • Comportamiento
  • Consumos muy bajos
  • Tecnología y seguridad

Contras

  • Calidad interior mejorable
  • Precio elevado
  • Demasiados mandos táctiles

Galería Volkswagen Golf

 


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.