¿Buscando coche de segunda mano? 5 motivos por los que debes huir

Seat León mk1

Comprar un coche de segunda mano siempre es delicado. A los problemas e indecisiones de adquirir un coche nuevo, para un coche de ocasión hay que tener en cuenta las posibles averías mecánicas, el mantenimiento por hacer o, por qué no decirlo, las estafas que están a la orden del día. Y es que, obviamente, con un coche usado siempre hay más posibilidades de tener problemas que al comprar un vehículo nuevo.

En este artículo te vamos a dar unos consejos sencillos pero imprescindibles. Hay coches que pueden parecer estar muy bien en el anuncio, pero hay detalles que deben hacerte huir si los ves, tanto en el propio anuncio, como a la hora de verlo en persona, así como del vendedor. Claro está que, igualmente, tus expectativas no deben ser las mismas con un coche de dos años que con uno de veinte.

Testigos del cuadro de instrumentos

Los coches modernos llevan muchos sistemas electrónicos y mecánicos de todo tipo. Es por ello que una luz de avería en el cuadro de instrumentos puede ser un fallo de poca importancia, o algo bastante grave y caro. Ten en cuenta que ese testigo luminoso puede ser de un catalizador en mal estado, por la famosa válvula EGR o que el sistema de inyección de combustible que no está en buenas condiciones, por poner dos simples ejemplos. También puede ser una luz de airbag, que en algunas ocasiones puede ser por un simple conector o por el contrario por un problema más serio y caro.

No te recomendamos comprar un coche con un testigo de avería encendido. Si el vendedor insiste en que es un problema sencillo de reparar y barato, pídele que lo lleve a reparar él antes de adquirirlo (y que te muestre su factura una vez esté reparado). Si tan barata y sencilla es la reparación, seguro que no pone problemas, ¿verdad? En el caso de no querer hacerlo, tal vez sea mejor desconfiar y seguir buscando otro coche.

¿Sin libro de mantenimiento o facturas de revisiones?

Consejos comprar coche segunda mano

Cualquier propietario serio que quiera tener su coche en buenas condiciones y demostrarlo, suele conservar las facturas de todas las reparaciones y averías del vehículo. Si el dueño tiene el libro de mantenimiento sellado por concesionarios oficiales de la marca, siempre es un indicativo muy bueno.

Si no tiene el libro sellado, pero aporta sus facturas donde aparecen las revisiones, reparaciones y el mantenimiento, con la fecha y los kilómetros, también es buena señal. Normalmente todos solemos llevar el coche a revisión cuando el fabricante así lo recomienda, pero no es menos cierto que hay gente despistada, descuidada o que piensa que las revisiones del coche solo son para sacar dinero…

Artículo relacionado:
¿Reconocerías un vehículo con los kilómetros trucados?

Pruébalo

Una prueba de conducción de un coche de segunda mano es indispensable. Es normal que a algún propietario le dé reparo dejar su coche a un extraño, pero siempre puede acompañarnos en el asiento del copiloto. Si no deja probarlo es posible que trate de ocultarnos algún problema mecánico o electrónico, así que lo mejor es descartar ese coche.

Opel Astra G

Si nos lo permite, en esta prueba debemos fijarnos en el sonido del motor de arranque, que las marchas entren sin “rascar”, que el embrague no vibre cuando iniciamos las marcha y que no patine cuando hemos soltado totalmente el pedal, así como que el motor no tenga ruidos extraños o de tirones, etc. También hay que comprobar que la suspensión trabaje correctamente, que en línea recta soltando el volante no se desvíe la dirección y que no existan vibraciones a cierta velocidad que pueden ser por un mal equilibrado de las ruedas o vibraciones al frenar. Por último, no te olvides de si funciona el aire acondicionado.

Artículo relacionado:
Señales comunes y averías típicas que aconsejan cambiar el kit de embrague
Si el coche tiene ordenador de viaje, es un buen momento para echar un vistazo a los consumos registrados y hacernos una idea de cuánto gasta ese vehículo.

Una vez probado, es importante abrir el capó y echar un vistazo al vano motor para comprobar si hay fugas de aceite u otros líquidos. Ya de paso, vigila el estado de los radiadores y travesaños (no siempre es posible verlos) por si ha tenido algún choque con la parte delantera. No te olvides de comprobar el sistema de refrigeración, así como el estado del mismo por si hay problemas de motor y se ha mezclado el refrigerante con el aceite, ya que podría tener una avería en la culata.

¿Qué sensación te transmite el propietario?

Debemos tener en cuenta las impresiones que nos transmite el vendedor. Da igual que sea una persona joven o mayor, hombre o mujer; pero detalles como si es una persona tranquila o alterada son importantes. Un dueño con una personalidad un tanto “acelerada”, normalmente correrá más con el coche que si se muestra tranquilo, cuidadoso, respetuoso y educado.

No te cortes en preguntar lo que quieras saber y comprueba todo. Como consejo, estate atento a todo lo que comenta, por si notas detalles contraproducentes o por si te da la sensación de que puede estar engañándote. Ojo, que todo esto no es un seguro de vida. Puede que el propietario nos dé muy buena impresión, pero que haya tratado mal su coche o que esté actuando, aunque por experiencia propia normalmente no será el caso.

Utiliza la lógica: ¿Cómo se ve el exterior y el interior?

Interior Volvo

Por último, y aunque no es algo que esté totalmente en las manos del propietario, el estado de la carrocería y del interior puede decirnos mucho de la posible vida que haya tenido el coche. Por norma general, un vehículo que tiene un mal aspecto exterior, con muchos golpes o importantes raspones, nos dice que el conductor ha sido poco cuidadoso. Es algo lógico, ¿verdad?

A los que nos gustan los coches, que nuestro vehículo tenga un raspón nos molesta bastante e intentamos repararlo cuanto antes. Igual nos suele ocurrir con la limpieza, tanto del exterior como del interior.

Algo similar ocurre con el habitáculo. Hay que comprobar que los asientos, volante o diferentes tapizados no tengan un desgaste demasiado acusado para su edad, así como echar un vistazo a su limpieza. Claro, si el coche que estamos viendo tiene 10 años ya tendrá algunos achaques, pero deben corresponderse más o menos con la edad del vehículo.

Huye de coches con desgastes interiores exagerados, asientos muy manchados o con el tapizado roto. Por otro lado, incluso si notamos un olor fuerte en el interior debe tenerse en cuanta, pues puede que haya entrado agua en el habitáculo por alguna riada o similar, lo que conllevará a averías eléctricas. También conviene fijarse en el estado de la moqueta y verificar que está correctamente.

Además, puedes fijarte también en el estado de los neumáticos, los discos y las pastillas de freno. En el caso de notar desgastes, tal vez puedas negociar con el propietario la sustitución de estos elementos.

Alfa Romeo 145 y 146

Está claro que comprar un coche de ocasión siempre es una lotería. Te puede salir bueno o te puede dar guerra. Eso nunca se sabe. Pero si tienes en cuenta ciertos detalles y consejos, es mucho más probable que no te arrepientas de la compra. Hay que pensar que la compra de un coche de segunda mano no es comprar una vivienda, pero es un bien que cuesta bastante dinero y que conlleva un mantenimiento y una serie de gastos mientras está en nuestra propiedad. Por cierto, si te lo quedas, recuerda que aquí puedes descargar un contrato de compraventa de vehículos.

Artículo relacionado:
Cómo comprar un coche de segunda mano

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.