Mazda CX-5

Desde 27.200euros
  • Carrocería SUV
  • Puertas 5
  • Plazas 5
  • Potencia 150 - 194 cv
  • Consumo 5,6 - 8 l/100km
  • Maletero 477 litros
  • Valoración 4,5

Los SUV han conquistado el mercado. Los vemos en todas las marcas, formatos, tamaños y colores posibles. Siempre segmentamos entre modelos premium y modelos generalistas, pero solo unos pocos se sitúan a medio camino entre ambos mundos. El Mazda CX-5 siempre ha estado ahí, ofreciendo un punto medio muy equilibrado e interesante con una gran relación precio-producto.

La historia del CX-5 arranca en el año 2012. Es entonces cuando Mazda presenta al mundo la primera generación del SUV más grande que vende en el mercado europeo, pues en otros lugares comercializa versiones superiores. Se sitúa como el líder de la familia, el más generoso en tamaño por encima de modelos como el Mazda CX-3, el Mazda CX-30 o el eléctrico Mazda MX-30.

La primera generación se mantiene vigente hasta el año 2017, momento en el que sale a la luz la segunda edición que todavía está en el mercado en la actualidad. A mediados de 2020 sufre una ligera actualización. Un mínimo restyling que centra sus esfuerzos en mejorar aspectos como el equipamiento o la gama mecánica. Es el modelo más vendido de la compañía, y una de las piedras angulares de su estrategia mundial.

Características técnicas del Mazda CX-5

Mazda CX-5 2020

A la hora de desarrollar el nuevo CX-5, Mazda tenía una excelente base sobre la que apoyarse. El modelo de 2017, y su posterior actualización de 2020, emplean una versión revisada y mejorada de la estructura Skyactiv. Un concepto general que une chasis y mecánicas. Sobre ella se aplica el último lenguaje de diseño Kodo. Una filosofía que podemos ver en el resto de productos de la casa, incluido el pequeño Mazda MX-5.

El Mazda CX-5 es el modelo más grande de la casa, con el permiso del Mazda6. Exteriormente alcanza los 4,55 metros de largo, 1,84 metros de ancho y 1,67 metros de alto. A esas cotas hay que añadir una distancia entre ejes de 2,7 metros. Una batalla generosa que le permite ofrecer un habitáculo óptimo para un máximo de cinco pasajeros. Gracias a estas medidas se ubica perfectamente en el segmento C-SUV.

Tres de los cinco ocupantes se ubican en una segunda fila de asientos muy aprovechable con espacio generoso para piernas, aunque la peor parte se la lleva el viajero central al ubicarse en una plaza más estrecha e incómoda. En cuanto a capacidad de carga, el Mazda CX-5 ofrece un maletero con 477 litros de capacidad mínima. Cifra que puede crecer hasta los 1.620 litros si se abate la segunda fila de asientos en una proporción 60:40.

Gama mecánica y cajas de cambio Mazda CX-5

Mazda CX-5 restyling

Mazda es una marca muy particular en cuanto a su forma de entender el mercado y las mecánicas. Los japoneses siempre han apostado por el «right-sizing». En lugar de reducir la cilindrada apostaron por bloques de tamaño óptimo para mantener las prestaciones y reducir los consumos. Hoy el Mazda CX-5 presenta una gama con una versión diésel y dos gasolina. A diferencia de otros modelos de la casa, el C-SUV no ofrece alternativas electrificadas o con la ventajosa etiqueta ECO de la DGT.

La gama arranca con el CX-5 Skyactiv-D. La única versión diésel se ofrece con un bloque turboalimentado de cuatro cilindros que entrega 150 caballos a 4.500 revoluciones y 380 Nm de par motor entre las 1.800 y las 2.600 vueltas. Se asocia siempre a un cambio manual de seis velocidades que envía toda la potencia al eje delantero. Es la unidad más ahorradora de toda la gama con un consumo combinado homologado de 5,6 litros por cada 100 kilómetros recorridos.

A esa unidad le sigue el CX-5 2.0 Skyactiv-G. Presenta un motor atmosférico de 1.998 centímetros cúbicos que desarrolla 165 caballos y 213 Nm de par motor. Se puede unir a un cambio manual de seis velocidades o a una transmisión automática de convertidor de par y 6 marchas. El más potente es el CX-5 2.5 Skyactiv-G de 194 caballos. El mismo motor eleva la cilindrada hasta los 2.488 cc. Siempre se une a un cambio automático de seis velocidades y opcionalmente se puede completar con un sistema de tracción total.

Equipamiento del Mazda CX-5

Mazda CX-5 salpicadero

Siempre nos referimos a Mazda como generalista premium. Eso quiere decir que, si bien Mazda ofrece sus productos a un precio de generalista, de puertas para dentro está más cerca de las marcas premium. El interior del Mazda CX-5 se ofrece muy bien presentado, tanto en tecnología como en calidades. Superficies cubiertas de materiales blandos y de agradable tacto que elevan la sensación de confort de todos los ocupantes. Es un espacio muy agradable donde estar.

Como ya es habitual en la casa nipona, la gama de equipamientos se estructura en diferentes niveles. De menor a mayor dotación encontramos: Origin, Evolution, Zenith, Homura y Signature. Las diferencias entre ellos radican principalmente en la carga de sistemas y en la calidad de los acabados interiores. Pero también hay ligeras diferencias estéticas que se centran principalmente en llantas y ciertos detalles de la carrocería. En todos ellos el CX-5 se muestra como un SUV elegante.

En lo que a equipamiento se refiere, el SUV compacto japonés no se deja casi nada en el tintero. Ofrece muchos sistemas, algunos a destacar son: Head-Up Display, instrumentación digital, faros full LED, cámara de 360 grados, climatizador bizona, sistema multimedia con pantalla táctil de 10,25 pulgadas, asientos delanteros eléctricos y un amplio despliegue de asistentes a la conducción y elementos de seguridad activa.

El Mazda CX-5 en vídeo

El Mazda CX-5 según Euro NCAP

Euro NCAP sometió a la segunda generación del Mazda CX-5 a sus test de impacto en el año 2017 otorgándole la máxima puntuación posible, 5 estrellas. Los datos registrados en cada prueba son los siguientes: en caso de impacto, la protección a ocupantes adultos y niños alcanzó un 95 y 80 por ciento respectivamente. Un 78 por ciento de protección es la nota obtenida en caso de atropello a peatones o ciclistas. Por último, en cuanto a ayudas activas a la conducción logró un 59 por ciento. Dichos valores siguen vigentes a día de hoy al no haberse modificado la estructura del vehículo.

El Mazda CX-5 de Km 0 y segunda mano

Gracias al éxito de los C-SUV el CX-5 se ha convertido en el modelo más popular de la marca en nuestro país. En sus años a la venta se ha ganado una merecida fama de calidad, durabilidad y confort. Los canales de venta alternativos ofrecen variadas soluciones, y en ellos observamos un porcentaje de depreciación del 28,5%, uno de los mejores datos de la categoría. Eso quiere decir que es un modelo que conserva bien su valor a pesar de los años.

Si echamos un vistazo al mercado de ocasión y segunda mano descubrimos varios centenares de unidades a la venta. Las más asequibles datan de la primera generación (2012 – 2017). Los precios arrancan en cifras próximas a los 9.500 euros para modelos con mecánica diésel y más de 150 mil kilómetros acumulados. La oferta del Km 0 es más limitada, apenas unas cuantas decenas de unidades que muestran precios muy atractivos con respecto a los valores de fábrica. La mayoría con equipamiento intermedio y mecánicas de gasolina con cambio manual.

Rivales del Mazda CX-5

Mazda CX-5 restyling

El CX-5 se enclava en el segmento más duro, comercial y competido en el mercado europeo; el segmento C-SUV. Todas las marcas luchan en él con al menos una unidad representativa. Eso quiere decir que la lista de rivales del japonés se cuentan por decenas, aunque hay que centrarse en los modelos generalistas con acento premium. Algunos nombres ilustres de la categoría son: Volkswagen Tiguan, Hyundai Tucson, Alfa Romeo Stelvio, DS 7 Crossback, Peugeot 3008 y Ford Kuga. También podemos añadir otros de categoría premium gracias al excelente acabado interior del japonés: BMW X3, Mercedes GLC, Volvo XC60 y Audi Q5, aunque éstos se posicionan varios escalones por encima en precio y rendimiento.

A destacar

  • Calidad de rodadura
  • Tecnología
  • Calidad

A mejorar

  • Falta de prestaciones
  • Ausencia de reductora
  • Consumo de mecánicas gasolina más potentes

Precios del Mazda CX-5

A la hora de fijar precios, Mazda ha querido ofrecer mucho por una cantidad contenida. Aunque el CX-5 esté considerado como un modelo generalista, en ciertos aspectos puede ser tachado de premium. El precio de salida del Mazda CX-5 es de 29.700 euros, sin ofertas o promociones. Esa cantidad va unida a un modelo con acabado Origin y mecánica Skyactiv-G de 165 caballos con cambio manual y tracción delantera. El más caro de la familia es el CX-5 Signature 2.5 Skyactiv-G de 194 caballos, tracción total y transmisión automática. Su precio arranca en los 46.100 euros, sin ofertas o promociones.

Galería de fotos del Mazda CX-5

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.